martes, 6 de agosto de 2013

Culebrones de Verano



CULEBRONES DE VERANO

Por  Mario Herrera


 Para que después no digan que el deporte no tiene “culebrones”. Este verano está movidito. Primero “La Novela de los Gourriel”, que si vienen para La Habana, que si no vienen, si juegan o no con Industriales.
 Desde hace rato “rueda” un rumor en la capital cubana de la posible llegada de Yulieski Gourriel y sus hermanos. Por supuesto que a muchos no les hace feliz la noticia. Se trata de uno de los mejores peloteros cubanos de la actualidad, aunque esté acompañado por la fatalidad de no definir en momentos tensos. Realmente vienen porque su padre, Lourdes Gourriel, padece una enfermedad que requiere cuidados especiales.
 La prensa de su provincia natal ha estado al tanto del proceso. Les debe doler esa salida de hombres claves e inamovibles en la alineación espirituana. Máximo si vienen a la capital a pesar de las causas.
 El 5 de agosto me enteré por unos colegas que la Dirección Provincial de Deportes en Sancti Spiritus liberó a los hermanos Yulieski, Yunieski y Lourdes Yunielki Gourriel Jr.
 La respuesta no se hizo esperar entre la afición de La Habana. Algunos preocupados por la llegada a Industriales, a quiénes van a mover, quién será titular, si hacen falta o no; otros ya esperan un duelo entre “Gallos” y “Leones” a ver cómo reacciona la afición del José Antonio Huelga. En fin, desde bienvenidas (que apoyo) hasta “no los quiero”.
 La Dirección de Deportes capitalina no dice nada al respecto, pero es cuestión de tiempo.
 Capítulo Dos. Este ocurre al otro lado del Estrecho de la Florida. A un grupo de personas se les ocurrió una idea muy linda: una serie de partidos amistosos de béisbol entre estrellas retiradas de Industriales que viven en las “dos orillas”. De esta manera homenajeaban los cincuenta años del equipo más ganador de la pelota cubana. Como usted imaginará, apenas se empezaron a definir los detalles para que los juegos se celebraran los días 10 y 11 de agosto, los “viejitos recalcitrantes” anticubanos comenzaron una campaña de presión que terminó con la marcha atrás de la Universidad Estatal de la Florida que prestaría su terreno para el evento; después los abogados de parte y parte; al final parece que se dará. De todas formas los organizadores dijeron que ellos jugaban aunque fuese en un cañaveral.
 El último capítulo es para la serie de terror “Cuba es Mala”, que se fabrica en Estados Unidos. Tanto que dicen que el gobierno cubano no abre sus puertas...
 Existía un reclamo popular para que un equipo nuestro jugara la famosa Serie del Caribe. Este es un torneo al que asisten los capeones de las ligas venezolana, dominicana, boricua y mexicana. Cuba aceptó volver después de 53 años, ya tiene al ganador de la Serie Nacional anterior listo y todo, pero de nuevo la bronca.
 Resulta que la Major League Beisbol no quiere que vayamos. La Confederación del Caribe y el Comisionado de la MLB no han firmado una extensión del “Acuerdo Invernal”, y sin ese acuerdo, los peloteros de Grandes Ligas no pueden asistir a las Ligas de Invierno y por ende, a la Serie caribeña, lo que sería fatal para ese evento. Supuestamente la Confederación avisó tarde a MLB la entrada de Cuba. En el momento de redactar este trabajo ya MLB había comunicado su decisión inapelable a la Confederación del Caribe que no ha dado respuesta.
Vea usted, los “culebrones de verano” no terminan ni siquiera en el deporte.