martes, 13 de agosto de 2013

La información



LA INFORMACIÓN
Por Lic. Psicología Mónica Guillén del Campo

Uno de los combustibles que da vida a los distintos motores de la sociedad y que a su vez mueven a esta es la información. En la actualidad es uno de los paradigmas socioeconómicos y culturales con más alcance en sus variadas facetas.
La información, que puede entenderse como la significación que adquieren los datos, desde todas sus facetas ha ocupado un lugar predominante en las diferentes épocas, hasta llegar a ser de vital importancia en nuestros días para el desarrollo de la actividad del hombre.
El mundo de la información hoy vive una revolución que avanza de manera acelerada, y el impacto de Internet está provocando un cambio radical en los sistemas mediáticos, aunque no llega a todos por igual pues no se puede olvidar que vivimos en un  mundo profundamente desigual.
La información, como una herramienta del conocimiento, ya no circula como antes, en unidades precisas, controladas, bien corregidas. Ya no se presenta solo en sus formas tradicionales, ahora circula por la Red casi a la velocidad de la luz, y por esta rapidez pronto se vuelve obsoleta. La información se está volviendo un material en constante evolución que no circula en un solo sentido, y el ciclo de vida de esta se hace más cambiante.  Sin embargo, cada vez más existen interrogantes sobre la validez y fiabilidad de la información.
Pienso que la información no debe ser banal ni manipulada ni utilizada solamente con fines lucrativos, pues corremos el riesgo de convertir al hombre en un ser ignorante saturado de información. Creo que esta debe ser realmente la más útil para la población, más decisiva o esclarecedora en materia científica, de economía, ecología, política, entre otras cosas. Esta información debe ser novedosa, debe estar puesta al servicio de la humanidad con la utilización de las nuevas tecnologías.
En la actualidad existen disímiles fuentes de información, formas de comunicación en todo el mundo, lo cual facilita en gran medida, el intercambio de información y conocimiento, y que en un momento dado, las necesidades de información se pueden satisfacer ya sea a través de documentos preparados para brindar una información ágil y breve a los usuarios debido al exceso de fuentes primarias, de contactos virtuales y/o personales mediante aquellos sujetos que en la práctica social generan, contienen, suministran o transfieren información/conocimiento: el potencial científico-técnico, industrial-artesanal y sociocultural de una comunidad, entre otros.
Vivimos en la era de la información electrónica, en que su uso se incrementa ostensiblemente por ser atractiva, fácil de compartir, de actualizar, buscar y recuperar.  No obstante, es válido plantear que tener información no es suficiente, es necesario saber qué significa y cómo analizarla.