martes, 6 de agosto de 2013

industriales 50 años después

industriales 50 años después

INDUSTRIALES, 50 AÑOS DESPUÉS

POR MARIO HERRERA

 Sin duda la mayor bendición o maldición de quien nazca en La Habana es tener que lidiar con Industriales. Le guste o no la pelota (algo bastante raro), tendrá que vérselas con ese equipo de béisbol. Peor aún si ha nacido en otra provincia cubana y lo prefiere al de su territorio.
 No tengo el más dulce de los recuerdos de la primera vez que fui al estadio Latinoamericano a verlos jugar. Fui con mi padre, aquello terminó como la fiesta del Guatao.
 Pero hagamos un poquito de historia. Después del triunfo de la Revolución en enero de 1959 se crea un torneo nacional que sustituía a la pelota profesional por peloteros amateurs. Así surge la Serie Nacional que en su primer año no tuvo mucho éxito.
  Se dice que el nombre Industriales lo propone el Comandante Ernesto Guevara (Che) en 1961 pues en la primera edición solo participaron cuatro equipos, pero se pretendía aumentar la cantidad de conjuntos a disputar el torneo. La actividad industrial en La Habana era superior a la del resto del país y de ahí el nombre.
 Entrar a jugar la serie no fue cuestión de hacerlo y punto. Primero debía clasificar en una Serie Regional. No lo logran en la inicial, quedaron segundos tras La Habana. Ya para la edición siguiente cumplirían el objetivo y debutaron de forma oficial en Series Nacionales el 10 de febrero de 1963. Ese primer partido lo ganaron 8-2 a Occidentales. Al finalizar la campaña tenían promedio de ganados y perdidos idéntico al de Orientales con 16-14, por lo que se fueron a una serie extra que ganaron 2-1. Estaban dirigidos por Ramón Carneado. Sucedió que ganaron en 1963,64, 65 y 66. En 1967, perdió una final histórica contra el “Cobrero” Manuel Alarcón, el de aquella famosa frase: “Cierren la trocha y abran el cocuyè”. Ya Carneado no estaba al frente del conjunto, sino Gilberto Torres.
 Desde entonces hasta ahora, Industriales pasó por altas y bajas. Se convirtió de a poquito en la leyenda, en el equipo más amado y a la vez más odiado de Cuba. Pero ese “odio” solo es admiración. Todos quieren jugar ante Industriales y es el sueño de cualquier pelotero disputar una final ante ellos en el Latino.

LÀGRIMAS NEGRAS

 Es imposible hablar de Industriales y no mencionar episodios tristes. Todas las familias los tienen. Les decía que mi primer recuerdo no es agradable. Fue en 1982. El equipo se vio envuelto en un escándalo por partidos amañados. Varios de sus atletas fueron sancionados por “vender” juegos, el resto de la película los dejo a su imaginación.
 También debemos tocar el fenómeno migratorio. Muchos jugadores “azules” emigraron a Estados Unidos y a otras latitudes, lo que ha hecho que constantemente el equipo tenga que armarse y rearmarse una y otra vez, y cuando por fin tienes un conjunto compacto, de nuevo tienes que empezar.
 Si. Ha empezado muchas veces casi de cero.
 El fanatismo antiazul ha escrito sus crónicas. Desde la prensa en alguna que otra ocasión hasta la afición. Creo que el colmo lo vimos (los que accedimos a esas imágenes) en Sancti Spiritus en el Play Off 2010.

Y NOSOTROS… ¿QUÈ?

¿A quien se le ocurre dejarlos fuera? Como todo equipo tiene sus leyendas. Creo correcto empezar por el aficionado numero uno del conjunto: Armandito “el tintorero”, que nunca se perdió un partido en el Latino. Murió en 2004 y en sencillo homenaje, se fundió una estatua en bronce que se puede ver, en la misma butaca que ocupó por años.

 Dicen por ahí que en los años 80, el León se comenzó a identificar con el equipo aunque tomo mayor fuerza en 1998, cuando la “Voz de los Azules” desde 1996, Andy Vargas y Renier Gonzáles popularizaron la frase “Ruge León” mientras narraban por la emisora de radio COCO.
 Pero sin duda alguna, su mayor leyenda es la cantidad de peloteros de calidad probada salidos de este conjunto, las finales espectaculares.1986, ante Vegueros, aquel jonròn de Agustín Marquetti vs. Rogelio García, y más reciente, ese séptimo juego por el titulo frente  a Villa Clara en 2010.
 Ha ganado 12 veces la Serie Nacional. Además de las cuatro antes mencionadas, también ganó en 1973, 86, 92, 96, 2003, 04, 06 y 2010.
 Realmente es un dolor de cabeza hacer una novena ideal, pero sería ofensivo no hacerlo. Así, me dispongo a alguna trampilla al darles la “novena”.
Receptor: Pedro Medina
Primera: Agustín Marquetti (pero pudiera poner también a Pedro Chávez e incluso a Alexander Malleta)
Segunda: Unos dicen que Rey Vicente Anglada, otros que a Juan Padilla por la combinación perfecta sobre la base con…
Campo Corto: German Mesa (indiscutible, pero se pudiera sumar a Rolando Verde o a Tony González)
Tercera: Lázaro Vargas
Jardín Izquierdo: Yoandry Urgellès
Jardín Central: Javier Méndez
Jardín Derecho: Aquí moveré a Carlos Tabares de su posición habitual.
Lanzador derecho: Orlando Hernández (El Duque)
Lanzador zurdo: Santiago “Changa” Mederos
Relevista: Euclides Rojas.
Manager: Ramón Carneado
 ¿Ven? Les dije que era difícil hacer apenas una novena. Casi es más fácil hacer un equipo Cuba. La alineación vendría así: Tabares, Anglada, Urgelles, Marquetti, Medina, Chávez como designado, Javier, Vargas y Germán.
 Sería bueno acercarnos a la historia, no solo de este equipo tan amado, tan odiado, tan histórico, sino a la de toda la pelota cubana.
 Se cumplen cincuenta años de Industriales. Doce letras, doce títulos. ¿Llegaremos a la decimotercera corona? ¿Cuántas veces  tendremos que sufrir y rearmarlos, de jugadores, de apoyo, de pasión y reamarlos cuando no lleguen los resultados que esperamos de ellos, llámese ganar?
 A los aficionados, seguidores, fanáticos, managers, y sobre todo, a los jugadores de Industriales, gracias por todo lo que han hecho.