viernes, 19 de diciembre de 2014

Yasmani Tomás: ¿una apuesta segura?

Por: Duanys Hernández Torres
(Tomado de OnCuba)


El rumor de los cien millones de dólares que le pagarían al pelotero Yasmani Tomas se esfumó cuando los Diamondbacks de Arizona desembolsaron 68.5 millones en un contrato de seis años.
La cifra es tan respetable que al pelotero habanero le pagaron más que a Pito Abreu, y se sitúa en segundo lugar del ranking virtual de los cubanos más pagados en la MLB por detrás del avileño Rusney Castillo. ¿Cumplirá Tomás ante tantas expectativas?
El futuro es impredecible pero tendría que lucir muy bien en su primera campaña para disipar las dudas. Los mejores bateadores cubanos de la gran carpa en la actualidad mostraron sus credenciales desde el primer momento.

Alexei Ramírez debutó en 2008 promediando para 290 en 136 juegos. Además bateó 22 jonrones e impulsó 77 carreras. Conectó 139 indiscutibles, a más de uno por partido, y solo se endosó 61 ponches.
Yoenis Céspedes debutó en 2012 con un respetable average de 292. Su producción fue mayor que la del Misil cubano con 23 vuelacercas y 82 carreras impulsadas. Su slugging fue para un respetable 505.
La proeza de los cienfuegueros fue mayor. Yasiel Puig en 2013 se convirtió en el segundo jugador en la historia que más hit batea en el mes de su debut con 44 por detrás del mítico Joe Dimaggio. En solo 104 juegos promedió 319, disparó 19 jonrones, y tuvo un astronómico OPS de 925. Por si fuera poco la Puigmanía se apoderó de todos en Los Ángeles y los Dodgers escalaron del frío sótano a la cima a partir de la entrada en acción del polémico pelotero.
Lo de Pito Abreu fue escandaloso. Elegido Novato del Año por unanimidad con 36 bambinazos, 317 de AVE, y más de cien impulsadas. Por si fuera poco un SLU de 581 y OPS de 964. Casi nada
¿Podrá emular Yasmani Tomás como novato la labor de sus compatriotas? Lo dudo.
A su favor está el buen Poder Aislado (ISO) (o lo que es lo mismo SLU-AVE) mostrado en Cuba que asciende a 207 por encima del promedio de la MLB que es 155. Es un pelotero con poder en sus muñecas pero una cosa es con guitarra y otra con violín.
Su porciento de ponches en Cuba  fue de 20,37 por encima del 20%  del béisbol norteamericano. ¿Se imaginan cuantos strikeouts pudiera recibir si un bateador de más contacto como Pito Abreu se tomó 131 en su debut?
Otro aspecto en contra es su paciencia en el home plate. En Cuba fue desastrosa. El porciento de BB para Tomás en la Serie Nacional fue de 8,8 por debajo de la media en la MLB que es 10%. Tendrá que mejorar mucho en este aspecto para tener aspiraciones como bateador de nivel en las grandes ligas.
Es cierto que su actuación en el Tercer Clásico Mundial fue buena al batear para 375 con dos cuadrangulares pero nadie recuerda el maratón de ponches que le propinaron los mozalbetes norteamericanos cuatro meses después de su labor en Japón. Tampoco los cubanos guardan en la memoria la bancoterapia que recibió en el emotivo play off frente a Pinar del Río en la 53 SN.
Repito: el futuro es impredecible pero los números en Cuba no le dan crédito a la apuesta que hicieron los Diamondbacks por el pelotero cubano. Parece una cifra sobrevalorada.
A favor de Yasmani Tomás está la juventud y el trabajo para corregir errores técnicos. Al final el veleidoso terreno dirá la última palabra, y le dará la razón o no a los que pagaron tanta plata.