viernes, 5 de diciembre de 2014

Todos somos líderes

Por: Aliet Arzola Lima.
 
En cuestión de horas las redes se inundaron con felicitaciones y agradecimientos a los futbolistas cubanos por su brillante papel en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz, México, donde alcanzaron un memorable metal de bronce.
El voto fue unánime: la medalla más sentida de la lid multideportiva regional llegó con los goles y las cabalgadas de una generación que invita al optimismo, luego de tantos años hundidos en la mediocridad balompédica, con constantes fugas y la decepción de ver pasar a múltiples jugadores talentosos, pero sin el fuelle necesario para imponerse como miembros de la selección nacional.
Los propios integrantes protagonizaron el intercambio en las redes sociales, espacio que coparon al grito de “¡Todos somos líderes!”, lanzado por el medio Yordan Santa Cruz, la sensación antillana en la justa azteca, donde muchos especialistas quedaron anonadados por su potencial técnico y soberbio despliegue físico.
En exclusiva con OnCuba, Santa Cruz, cienfueguero de 21 años, expresó: “Nos llevamos una experiencia inolvidable, y en lo personal me siento muy orgulloso. El equipo demostró que su principal virtud es la unidad, tanto dentro como fuera de la cancha, somos una familia, y justo de ahí viene la idea de que todos somos líderes.”
De igual forma, confesó que tiene como principal aspiración “seguir elevando el nivel y defender mi bandera, a base de entrega y mucho trabajo, y en mi caso con la motivación de ser mejor cada día ante los ojos de mi hijo, que lo amo con la vida.”
Dairon Pérez, otro centrocampista con un rol más discreto, también se mostró eufórico, y tras conquistar la medalla compartió con sus amistades de las redes.
“Fue una noche inolvidable, en donde fuimos coronados con bronceoro. Gracias a todos mis compañeros por tanto esfuerzo, sacrificio y coraje. Es un privilegio ser parte de un equipo tan lleno de hombres de verdad, de un colectivo técnico imposible de valorar por su incondicionalidad y apoyo a nuestro equipo, tanto en las buenas como en las malas. Gracias a todo el pueblo de Cuba que siempre estuvo ahí cerca de cada uno de nosotros, gracias a Dios y todos los q hicieron posible este gran premio.”
El propio Dairon accedió a conversar con nuestra revista sobre el conjunto, el torneo y las perspectivas de cara a los retos futuros, que se prevén muy duros.
¿Potencialidades colectivas?
“El equipo se basa fundamentalmente en la unión que existe, la cohesión que hay entre cada uno de nosotros y el cuerpo técnico. En cuanto a fútbol, nos define la velocidad y el físico, la entrega partido a partido.”
¿Y sobre la experiencia de Veracruz?
“Te digo la verdad, nosotros fuimos a dar un gran espectáculo, para eso nos preparamos. Con México teníamos en mente un partido con presión, con ritmo, agotamiento, pero no esperábamos ese juegazo, realmente creo que a todos nos tomó por sorpresa, pero fue histórico y además, muy lindo la verdad. Creo que deberíamos jugar más partidos como esos, son los que ayudan a desarrollarte en el fútbol.”
Una mirada al futuro…
“No es secreto que después de este resultado tenemos entre ceja y ceja clasificarnos a los Juegos Olímpicos, y por supuesto luchar junto con los mayores un puesto para la Copa del Mundo del 2018. Para lograr esos objetivos se necesita más roce internacional, estamos esperando los posibles contratos, una vía adecuada de desarrollo, que nos permitiría incorporar herramientas suficientes para clasificar a Cuba a un Mundial de mayores. Aunque eso no depende de nosotros, lo nuestro es jugar y dar el máximo en cada partido por nuestra selección.”
Tras la clasificación al Mundial Sub-20 de Turquía el año pasado, la actuación en dicha cita del orbe y ese resultado en Veracruz, ya no son pocos quienes hablan de una generación dorada, y en el grupo son conscientes de su calidad.
Así lo evidenció en exclusiva Daniel Luis Sáez, portentoso mediocentro que vio reducidos sus minutos en las canchas aztecas por una desafortunada lesión.
“Nosotros vamos a seguir mejorando y creciendo con vista al futuro, esperamos que lleguen los partidos amistosos, que se recuperen las fechas FIFA, creo que ahora se puede aprovechar el interés que muchos países van a mostrar luego de nuestras actuaciones. Somos una generación esperanzadora, con la cual se debería trabajar y cuidar, pues tenemos mucho talento y más que eso, ambición”, espetó.
Palabras que invitan al optimismo, sin dudas, y que también denotan confianza y voluntad de superación, justo lo que andaba buscando el hincha cubano para ponerse a soñar, como ellos, con los ojos abiertos.