miércoles, 10 de diciembre de 2014

A 103 años


103 años de fútbol en Cuba

Por: Mario Herrera
 
 La historia comenzó hace ciento tres años. Se dice que en la antigua cancha de Palatino del Cerro habanero se jugó el primer partido oficial de fútbol en nuestro país entre los clubes Sport Club Hatuey y el Rovers Athletic Club. A ciencia cierta, nadie sabe por dónde, cómo o cuándo llegó este deporte a nuestro territorio.
 Pero hablamos concretamente del11 de diciembre de 1911, estos dos clubes disputaron el primer partido oficial en territorio cubano. El gol del encuentro lo anotó su capitán, Jack C. Orr, hijo del Vicepresidente del Club: R.M. Orr.
 Muchas historias, anécdotas hay de aquellos primeros años en que las sociedades españolas se adueñaron casi en su totalidad del espectáculo y dicen que tanto evolucionó que llegó a competir con el beisbol y hasta fue prohibido hablar de fútbol en centros de negocios, e incluso, que algunos clubes comenzaron a contratar jugadores de la madre patria.
 Pero ya eso es historia antigua. Hoy día el panorama es diferente. El primer campeonato nacional de nuestro continente es precisamente el cubano, pero… ¿quién lo sabe?

 El reto para el futuro no es grande, es gigantesco. El fútbol evolucionó igual que muchos deportes. Ha tenido un despegue tremendo y más desde que descubrieron las tremendas ganancias que reporta, sea donde sea.
 Aumentaron las inversiones, crecieron los imperios económicos, los inversores, sponsors. Han forzado el crecimiento adelantado de los atletas en función del entretenimiento. La FIFA ha cedido a la presión del mercado televisivo. Todo eso acarrea un crecimiento futbolístico y un desarrollo como no se vio antes en todas las latitudes de nuestro planeta.
 La televisión cubana no se quedó atrás y desde hace años creó espacios para la transmisión del mejor fútbol del mundo. Hoy día de nuevo vive la polémica Beisbol vs. Fútbol en nuestra prensa, más alimentada por la  nostalgia de tiempos mejores en el pasatiempo nacional y sin tener en cuenta que nuestra gente tiene sus problemas económicos, diferentes y semejantes a la vez al del resto del mundo, pero los tiene y aún así, es un país de gente que adora el deporte y sabe de él. Voleibol, Boxeo, Lucha, Juegos de Invierno, lo que le transmita la televisión, lo consume el público y sabe, aprende cada día más. El fútbol con sus estrellas no escapa a la fantasía de los chicos y adultos.
 Pero en esa fantasía no encaja prácticamente el fútbol cubano. La ausencia de resultados estables de la selección nacional, de estrellas conocidas, de canchas mínimamente decentes, de estadios con condiciones básicas, hace que nuestros futbolistas estén muy lejos del corazón de los cubanos.
 Ese es un reto tremendo. Hacer que queramos ser Messi, Cristiano Ronaldo, no está mal, pero cómo haremos ver a los chicos que existen los Yordan, Cervantes, Marcel y que tienen calidad demostrada.
 Otro factor es que la televisión nacional transmite muy poco de nuestro campeonato nacional. En la temporada 2014 se televisaron los partidos de La Habana por cuestiones logísticas. Se le pidió a la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC) que cambiara el horario de los partidos en la capital para las diez de la mañana para poderlos poner en vivo pues los rating de audiencia demostraron que eran bien recibidos, pero la AFC no pudo realizar este cambio por sus propias cuestiones logísticas. Diferido no es igual.
 De todas formas esa política de transmisión  televisiva se mantendrá este año.
 Pero sin dudas la guinda al pastel sería la contratación en clubes extranjeros. Solo que la política cubana al respecto es lenta y no muy clara. SI nos fijamos en lo que establece para el beisbol, las contrataciones serían solo por un año y con la obligación de jugar en el nacional, lo que en la práctica…
 Una generación de la que se hablará durante algún tiempo ha hecho historia, pero ya lo dije antes, llegaron a un punto donde no aprenderán mucho más en nuestra liga y de ahí vendrá el estancamiento y declive deportivo. Se grupo logró que por primera vez en años, se dejara de hablar por una noche de los cracks del fútbol mundial y se volcara todo un país a sus pies. Debemos ser justos con ellos y pensar en los que vienen detrás.
 Son parte de los retos. 103 años de historia deben llevarnos a alguna parte.