jueves, 9 de octubre de 2014

Hablar en plata



Por: Mario Herrera
 
 No voy a hablar de Cuba ni del deporte cubano en este trabajo, no es interés.
 Resulta que el portal digital espndeportes.com publicó un artículo que comentaba el final de un ciclo de patrocinio de Qatar Airways con el Barcelona FC.  Decía el mismo que habría una renegociación del mismo y daba unos datos interesantes.
 Miren ustedes por dónde va la cosa. El Manchester United inglés  terminará ésta temporada su contrato con la empresa deportiva Nike que los ha vestido por varios años. Adidas será su nuevo proveedor de vestuario. Para eso la empresa de origen alemana desembolsó nada más y nada menos que unos 92 millones de dólares. Eso es más de lo que recibe el mítico Real Madrid (34 millones).

 Al abandonar el Man U a la multinacional norteamericana, el Barcelona queda como la principal figura pública de Nike, pero el punto es que recibe “muy poco” por este concepto (32 millones). Así que uno de los objetivos del club catalán es renegociar sus tratos tanto con Nike como con los qataríes.
 La cosa no para aquí. Otro de los grandes de Europa también vestirá Adidas y dejará de lado a la Diosa de la velocidad griega. La Juventus de Turín se une a las tres barras a partir de la 2015-16.
 Estos monstruos de la industria deportiva compiten palmo a palmo por la supremacía y las ganancias mayores. Aunque en el pasado mundial de fútbol el bastón ganó por la cantidad de equipos a las tres barras, parece que ahora hay desquite por los europeos.
 En el medio hay otras empresas que intentan competir. Dentro de los contratos más jugosos se notan los de Puma con el Arsenal (32 millones) y una entidad que entra hace muy poco en escena, la Warrior que desembolsa 32 millones al Liverpool inglés, pero todo lo demás es propiedad de Nike y Adidas.
 Real Madrid no se queda atrás. Florentino es un buen negociador y ya tiene previsto un trato con Fly Emirates para que aporte un poco más. Nada, una minucia. Por lo que dice ese artículo de ESPN el trato incluiría un aumento de la aportación de los “voladores” hasta 35 millones por tenerlos en el uniforme y una valla en el estadio bien arriba, al lado de la de Adidas pero que puede llegar a 80 millones si lo suman al nombre del estadio.
 Por otra parte los catalanes quieren un aumento tanto del pago como de las primas si ganan Champions basados en las ganancias que otros clubes tienen en la actualidad si los comparas con los resultados.
 Hice algunas averiguaciones. El costo de producción de un producto Adidas es muy bajo, realmente no llega a más de treinta dólares un par de zapatillas de las más caras pero el aumento significativo de los precios en el mercado está en las enormes inversiones que hace la compañía en materia de publicidad.
 Imaginen que no solo va de estos tratos, también tiene derechos exclusivos sobre varios equipos de baloncesto de la NBA norteamericana, de la MLB y MLS, o sea, ha bailado en casa del trompo.
 A inicios del siglo XX se hizo de los servicios exclusivos de una diseñadora, Stella Mc Cartney, que rescató a la entidad casi de la bancarrota por sus diseños. En 2005 absorbió a Reebok, ¿se acuerdan? (Por eso Casillas dejó de usar guantes de la firma inglesa y comenzó con Adidas sin problema alguno con la exclusividad de la imagen).
 La respuesta de Nike no se hizo esperar, o más bien esperó tres años, los norteamericanos aprovecharon la decisión de los federativos del fútbol británico de abandonar a Umbro y acceder a la oferta de Nike, lo que provocó un derrumbe de la acciones en la bolsa de esta otra entidad inglesa que luego fue absorbida por la segunda.
  La pelea está dura entre estos dos gigantes del mercado.
 Ahora me pongo a pensar… ¿qué pasó que Adidas dejó de vestir a nuestros equipos? Sí porque, a fin de cuentas, nadie ha explicado nada.