miércoles, 23 de abril de 2014

Negocio ajeno




Por: Mario Herrera

 Criticar es muy fácil y dicen que nadie conoce el negocio propio como uno mismo pero es lo que me toca. Si bien se criticó lo sucedido tanto en el estadio Pedro Marrero como la desagradable situación en cancha tunera, ahora la cuerda da para más.
 No quiero hacer leña del árbol caído pero es para que la Comisión Disciplinaria que se formaría para el análisis de ambos sucesos se hubiese reunido, analizado y sentenciado, o al menos, para que se acercara la Asociación a la prensa y anunciar la creación de la misma.

 Pero no sucedió nada de eso. De la comisión me enteré porque llamé personalmente. Así que parece que existe un divorcio entre la Asociación de Fútbol de Cuba y los medios.
 El pasado sábado en el Marrero, la emisora radial COCO de La Habana no pudo transmitir el partido porque alguien olvidó la llave de donde se guardan la mesa que usamos, la entrada a la alimentación eléctrica, sillas, líneas telefónicas, etc…
 Desde que tengo el honor de narrar para los amigos que escuchan nuestra frecuencia, es la primera vez que ocurre, pero lo del divorcio con los medios, no.
 Por el buen colega Julio Gómez Yusiá supimos que la selección nacional viajaba a España a enfrentar un amistoso contra Indonesia. Repito, por Julio Gómez Yusiá, no por la AFC.
 Por colegas de otras provincias supimos del suceso en Las Tunas, este y el de marzo cuando enfrentaron a Sancti Spiritus. Por El Blog del Fútbol Cubano, escrito por un cubano residente en La Florida nos enteramos muchas veces de la convocatoria de una selección que la AFC nos dice que no tiene y que casualmente nunca se equivoca.
 Y mejor lo dejo ahí porque ahora viene la que realmente me molesta.
 La televisión nacional ha transmitido poco el fútbol cubano en años. Gracias a algunas personas que insistieron se logró que la misma negociara con la AFC para que al menos los partidos en el Pedro Marrero se pusieran en vivo pero por razones del horario disponible, solicitó que éstos se pasaran a las diez de la mañana.
 Pues resulta que hablábamos quien dirige la producción del fútbol y un servidor y que la propia AFC le informó que ellos no tienen interés alguno en esas transmisiones televisivas a las diez de la mañana porque les provoca muchos problemas. ¿Qué le parece?
 ¿Cuál es realmente el problema?¿Cómo es posible que se vaya incluso contra los intereses nacionales cuando el Estado pide un aumento de las transmisiones deportivas nacionales a la televisión pero una asociación se niega porque “no es de su interés”?¿Quiénes realmente salen lacerados por esta decisión?
 Lo peor del caso, es que no ocurre solo en el fútbol.