martes, 1 de abril de 2014

Play Off



Por: Mario Herrera 
 
 La Habana vive un aire diferente cuando Industriales está en Play Off. Lo ves en la gente que sonríe, que no la piensa y busca a algún nacido fuera de la capital para enredarse en una discusión sin fin. No se habla de otra cosa en ninguna parte.
 Se llena el estadio. El gigantesco Latinoamericano alberga oficialmente a unas cincuenta mil personas. La gente no hace caso del espacio y dicen que hasta sesenta mil es poco en ocasiones.
 Los jugadores saltan al terreno a calentar y una bulla te prohíbe hablarle a tu vecino.
 Hace unos años nacieron los leones de Carlos III. Se roban el show por un instante. Primero fue uno, luego el otro. El público grita emocionado, los niños quieren tirarse fotos con ellos, tenerlos cerca.
 Casi comienza el juego; los padres nuestros, ave marías, que viva changó. Sobre el banco de tercera los aficionados visitantes intentan hacerse sentir. A veces lo logran.
 Las cámaras están listas. El árbitro da la orden: ¡Play Ball!