martes, 31 de diciembre de 2013

La Vida es Silbar



La Vida es Silbar

 Mi hermano, una vez más tomo uno de tus atinados comentarios y me monto sobre tus letras para decir con las mías lo que pienso acerca de temas que pueden o no ser álgidos y pueden o no, ser atinados, pero siempre tocan temas que te – me – nos  molestan e incluso, en muchas ocasiones casi que nos dan lastima al saber que pasan por alguien que no quiere darle solución (Fidel mismo nos enseño a nunca decir “No se puede”; desde el mismo inicio, con solo dos oraciones “Si salgo, llego; si llego, entro; si entro triunfo” y otra muy manida pero no por eso deja de ser impresionante “!Ahora si ganamos la guerra¡” y no voy a hacer la historia pero todo cubano sabe que significaba esta última, solo 12 hombre y 7 fusiles, lo más asombroso, la gano), lo mejor o lo peor, defienden su ineficiencia de dirigente e ineficacia en la dirección con la ya tan consabida historia del “coco” del Bloqueo, que si existe, que es brutal pero que sirve a todos los que quieran manipular su mal trabajo como escudo protector.
 Porque supongo que la cal o la pintura blanca que sirve para marcar la cancha, no hay que importarla de remanga la tuerca, sino que es un producto nacional, entonces donde está el problema, claro en una persona; que el equipo de La Habana, solo tuviera uniformes para sus titulares, tampoco es culpa del bloqueo, es un ser humano el que no ha gestionado, no ha caminado, no ha buscado propuestas y ofertas, uno que sigue estando parado en el tiempo y en el espacio esperando que todo le caiga desde el cielo (por el cielo quiero decir de arriba), un tipo que ni ama al futbol, ni le interesa el espectáculo, solo mantener su cargo y su posible auto y no quiere meterse en camisa de 11 varas, diciendo donde debe las cosas que tiene que decir por el que dirán o el …y después, como quedo yo…
 Hablas de ausencias de presupuestos y de incompetentes, preguntándote cual de los dos será, puede ser que de lo primero allá un poco, pero te puedo asegurar que de lo segundo sobra y lamentablemente no solo el deporte se ve afectado, pasa con muchas cosas, desde el técnico telefónico que va a arreglarte el teléfono y te pide desde una linterna hasta la escalera porque ETECSA, según él hace tiempo le compro una linterna pero no volvió a comprar las baterías, por el mecánico del taller que cuando llegas te dice: mi hermano no hay ni una pieza, pero al doblar vive un bárbaro que tiene lo que tú necesitas y es baratico (casi siempre el baratico oscila entre 15 y 30 CUC, baratico su abuela) y si siguiera esto no sería una cuartilla sino un libro.
 Hablas también de responsabilidad de alguien, pensando que pueda ser sancionado en el mejor de los casos el responsable,  como diría el Profesor Pepe Grillo; …permíteme carcajearme, Jajajajajajajajaa…, no creo que eso pase y si algo sucede es un …compadre como fue eso…, ojala me equivoque y te juro que no tengo nada personal contra el o los responsables de tu crónica, ni con los compañeros de ETECSA y mucho menos contra los mecánicos de talleres estatales, pero es que la impunidad en estos y otros aspectos campea entre nosotros como algo común en la vida, es como si te dijeran a la cara …Si lo hice y que…; lo normal es que irresponsabilidades como esta no sean tomadas en cuenta como se merecen, que al o a los culpables les den dos nalgaditas, un tirón de orejas y le digan con voz seria, fuerte y hasta con mal carácter; …y que no se repita…, pero al final, pasa de nuevo y vuelve lo mismo.
 Eso por no hablar de los que explotan para arriba, como se dice en el argot popular, tengo un socio que administraba una bodega donde había un faltante de considerables proporciones, lo sancionaron a tres meses de dependiente o algo así, al año lo vi de nuevo, ahora estaba en la zona y era el poderoso Sub Director, no es de risa, ni a Boccaccio se le pudo ocurrir algo mejor en su Decamerón.
 Pero volviendo al tema, lo siento más que nada por la afición que de seguro tendrá que esperar cuatro años más, lo siento por que el pueblo se pierde el espectáculo y se desmotiva a los jugadores, lo siento por aquellos que creen que hacer patria, que hacer REVOLUCIÓN es pararse a esperar que desde instancias superiores les resuelvan los problemas porque que ellos no tienen ni las agallas, ni la inteligencia, ni la capacidad manifiesta de resolverlos. Esos pobres dirigentes que no acaban de entender que hay que tomar decisiones, que hay que asumir riesgos, que el país no nos puso a dirigir para ser una carga sino para generar bienestar y progreso, lo siento por esos que no entienden que tomar decisiones es vital, que podemos equivocarnos y asumiremos entonces como personas de bien nuestros errores, pero que de los errores salen las experiencias.
 Alguien dijo una vez y de verdad no me acuerdo quien, o si es parte del extenso refranero español algo así como: “prefiero sujetar a un loco que empujar a un tonto”, por mi parte quizás la modificaría un poco y diría, prefiero lidiar con quien decide, que con quien se queda mirando el cielo, al menos ese que decide tiene la posibilidad de equivocarse, el otro jamás tendrá o podrá saborear el placer de una idea concebida, pensada, analizada y llevada a cabo con éxito.
 Nos vemos en la próxima, aun tengo pendiente Gerentes versus Administradores.
La Vida es Silbar y hacerlo bien alto de forma que todos te escuchen y sepan que estas  aquí, siempre con la lanza en ristre y montado en Rocinante, sin Sancho y pensando en Dulcinea Del Toboso