lunes, 30 de junio de 2014

Por los pelos



Por: Mario Herrera
Frank López cuando era sub-17
 
 Complicada estuvo la clasificación cubana a la final del Caribe de fútbol rumbo a la hexagonal de CONCACAF, categoría sub-20.
 El equipo dirigido por William Benet deja mucho que desear por todos lados excepto lo relacionado con la capacidad ofensiva y creativa de jugadores como Frank López o Roberto Peraza y menos mal que los tiene.

 Llegó complicada la Sele a la última jornada de la fase e el Pedro Marrero pero una vez que terminó el primer encuentro entre Barbados y San Vicente y las Granadinas con empate a cero, las cosas empezaron a aclarar para los nuestros. Tenían que ganarle a Martinica.
 Entonces se hicieron cambios. Kiki Godines vio los toros desde la barrera, Gilbert Iglesias sustituyó a Hedí Sanamé, Osmany Capote abrió desde el inicio y Jonathan Moliner le mostró a David Urgellés cómo es que trabaja un central.
 Funcionó. AL 38´ apareció la magia de Frank López con un auténtico golazo. Repitió la dosis al 61´ y Brian Rosales anotó el tercero.
 Los nuestros tuvieron el balón el 59 % del tiempo pero hubo paridad de disparos a puerta entre cubanos y visitantes; los nuestros duplicaron la cantidad de faltas prácticamente (26-14).
 De todas formas cumplieron la tarea y llegarán a Trinidad y Tobago en busca de uno de los dos cupos que le otorga CONCACAF al caribe para su fase final en fecha aún por definir pero que pudiera ser entre agosto y septiembre próximos.
 Desde mi punto de vista el equipo necesita una nueva dirección que haga trabajar al equipo, que reacomode a los que están fuera de sus posiciones, el propio Kiki, convertido de volante mixto a delantero o Peraza, muy atrasado en el campo y lejos del gol.
 Esperemos que ocurran cambios, no es muy halagüeño que después de una clasificación histórica se descienda con un material tan bueno.