jueves, 12 de junio de 2014

¿Y será?



 Por: Mario Herrera

 El mundo entero gira alrededor de la Brazuca. Treinta y dos selecciones buscan desde hoy y hasta el próximo 13 de julio quién portará el escudo de Campeón del Mundo por los próximos cuatro años.
 Tarea difícil para cualquier equipo en un mundial contradictorio, lleno de lesionados, la lista asciende a unos cincuenta y cuatro, conflictos políticos nacidos de intereses privados y comerciales.
 Cuando alguien pregunta quién ganará les digo que lo hará el que venza al rival que tenga enfrente en el séptimo duelo.
 Pero no quiero hablar de lo que todos hablan por estas fechas. Mi intensión es con los míos.

 “Una medida justa y necesaria”, así tituló el diario Granma una información que anunciaba la posible contratación de los atletas cubanos en ligas extranjeras siempre y cuando regresaran para los principales compromisos. “Sin prisas pero sin pausas” decía acerca de la aplicación de la norma.
 Ya el beisbol vio cumplirse pero todavía hay pausa. Sin embargo, ¿qué hay con nuestros futbolistas?
 Durante el pasado mundial sub-20 el equipo cubano sorprendió por su físico y talento futbolístico. Informaciones que he podido tener dan cuenta del interés de determinadas instituciones por nuestros muchachos.
 De concretarse podríamos ver a Daniel Luis Saenz quizás en el Borussia Dormunt seguramente impresionados por los 1.94 de estatura, la velocidad y tranquilidad con que juega y domina la media cancha; tal vez Maikel Reyes con Totteham, o al “Chino” Morales con la U de Chile.
 Pero parece que demora, la pausa otra vez es larga, el tiempo pasa y cómo mismo esos muchachos impresionaron, aparecen otros que llaman igualmente la atención.
 “Sin prisas, pero sin pausas”. Aún pienso en el significado de esas palabras pero pienso en los muchachos que no lo creerán hasta que lo vean.