jueves, 7 de mayo de 2015

Rafa nos dijo adiós



Por: Lisset Isabel Ricardo


 NUNCA escribí ni leí una larga entrevista sobre su vida, casi totalmente consagrada al ciclismo.
 Pero no hubo competencia donde Rafael Rodríguez no colaborara con la prensa y aportara a la noticia, sensibilizado con una labor que arranca con la primera pedalada y se extiende hasta mucho después del último.
 “Rafa”, como muchos le llamábamos cariñosamente, nos dijo adiós cuando a pesar de sus problemas de salud desafiaba los malestares para no faltar a la cita con uno de sus mayores amores.
 Le entregó casi 45 años de vida hasta que en la madrugada de este miércoles un infarto cardiaco rindió al laborioso metodólogo de la Federación Cubana.

 Juez, técnico y participante en diversos eventos internacionales dentro y fuera de la isla, enalteció su bien ganada categoría de comisario internacional, función que cumplió en Juegos Centroamericanos y del Caribe, giros a diferentes países y otras lides de nivel en el continente.
 Abundan razones para el luto que cubre a la familia del ciclismo cubano por la despedida de quien se desempeñaba como responsable de reglas y arbitraje de la comisión nacional, siempre dispuesto a tributar a todo lo que contribuyera al desarrollo de la disciplina.
 El “Rafa” fue de los imprescindibles en las Vueltas a Cuba y los Clásicos desde Camagüey (2014) y Guantánamo (2015), y respondió con profesionalidad y pasión a las dificultades al tiempo que soñaba con rencontrarse con los giros a la isla.
 Entonces se extrañará su forma particular de hablar y mostrarse ataviado de su camisa azul con el logo de la UCI y su gorra encajada hasta las cejas.
 Notaremos cuánto significaron su preocupación constante por que los informadores recibiéramos el boletín de cada etapa para que nuestra labor llegara a tiempo a su destino, sin importarle que nunca le dedicamos una larga entrevista, porque se sabía centro de sincero agradecimiento.
 Vaya, pues, a sus familiares, amigos y compañeros de la Federación Cubana de Ciclismo las más sentidas condolencias de quienes aún le tenemos como aliado.

PD: Nunca lo conocí personalmente pero sí tenía referencia lejana. Me sumo al sentimiento de pérdida.