jueves, 25 de septiembre de 2014

Los sueños



Por: Mario Herrera
 
 Él soñó que le avisaban que había ganado una beca para México, que saltó de alegría, le dijo a su compañera en la vida. Ella también optaba, pero no fue aceptada. Él llamó a su familia. Entonces le entró una cosquilla insoportable. Podía aprovechar y reunirse con su hermano y amigos un poco más al norte.
 Se despertó, fue al baño, despachó todo el sudor acumulado en la uretra, regresó a su cama. “Bah, es una bobería”, pensó mientras se acomodaba tranquilamente, volvió a quedar profundamente dormido.

 Llamó a su hermano de La Florida: “Machi, voy pa´una beca en México y si todo se da bien, nos vemos en diciembre, ¿entiendes?”, “Genial ¿Te espero o te busco?”. Ella lo miraba con la certeza del fin de varios años juntos.
 Se volvió a despertar para ir al baño. “¡Carajo, que sueñecito este!”. Descargó su frustración con la palanca que envió tanta agua que el remolino se llevó hasta la más mínima posibilidad de volver a seguir con ese sueño. Pero fue en vano.
 Ya había llegado el último día. La tristeza de despedirse de su mujer. Intentó acostarse y hacerle el amor con tanta furia, con el deseo y la lujuria de quien debe regresar a una celda después de una oportunidad que no veía hace meses; sin embargo fue solo eso, un intento. La aparición de los amigos de verdad, los amigos conocidos y los que ni son amigos, las tías, abuelas, primas y primos y hasta algún pariente tan alejado en el árbol genealógico que parecería que están en otro árbol. “Te lo presentamos una vez cuando chiquitos, ¿no te acuerdas?”, y Él con ganas de hacerle el amor a su mujer por una última vez pero al mirarla ya no era Ella, o al menos, Ella no estaba.
 Sólo fue a su casa, recogió sus papeles y se sentó en una mesa vacía de gente. Se volvió a levantar, abrió el refrigerador repleto de comida. Entró entonces su cuñado Gordo a compartir la comida, apenas se dijeron palabras. Ella reapareció en el sueño, le quiso dar un beso.
 Él despertó con una tremenda zozobra, fue de nuevo al baño ahora a plena luz del día. Se vistió y trató de entender.