martes, 12 de agosto de 2014

Herejía



Por: Mario Herrera
    
¿Qué sucedería con este equipo si nos representara?
 Meterse a opinar diferente a quienes deciden es asunto complicado. Aunque no hubo problemas ni nada por el estilo, muchos ojos se abrieron ayer en la tarde al expresar una idea que tengo que difiere por completo de los decidores que mueven los hilos del deporte cubano.
 Empecé a dar una información del Grand Prix de Voleibol, Grupo II, y el resultado de las cubanas que dicho sea de paso, fue desastroso.
 Quienes conocen lo que representa esta disciplina entre las damas, lo mismo para las ex jugadoras históricas que para la afición, saben lo difícil que es soportar una derrota tras otra y alegrarse por llegar a un quinto set contra Puerto Rico.
 De ser la punta del Iceberg a formar parte de la base, muy por debajo del agua.

 Y pasa así con tantos otros deportes. La migración de los mejores atletas ha provocado este tremendo descenso en la calidad de nuestros equipos nacionales.
Melissa Vragas, de catorce años
 Pero en el voly la cuestión es complicada. No hay muchos cubanos o cubanas que tengan la estatura adecuada y encima con talento. La selección mayor depende de una adolescente de catorce años que fabrica el cuarenta por ciento de puntos en cada partido, mínimo.
 Y la apertura de ojos tuvo que ver con el criterio que expuse: la necesidad de convocar a jugadoras y jugadores que ya no viven en  nuestro país siempre y cuando hayan migrado de forma legal. He defendido durante años que deben ser convocados los que han salido de nuestro país de forma legal, sin dañar a ninguna selección cubana en evento oficial alguno. Wilfredo León, si alguien me prueba que al muchacho le ofrecieron dinero para que no jugara con Cuba en la Liga Mundial de Voleibol, no lo llamo en su vida aunque sea el mejor jugador del mundo. Pero no es el caso.
 Los jugadores han dejado los equipos y han migrado legalmente, entonces, ¿por qué no llamarlos? ¿Qué hicieron tan terrible? Pidieron su baja y ya, mírelo con otros ojos, se adelantaron.
 El estado autorizó la salida de jugadores al extranjero, a ligas competitivas. Desde septiembre del año pasado se publicó en el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, la posibilidad a los atletas bajo el título “Una medida justa y necesaria”, trabajo que solicitaba que se cumpliera “…más temprano que tarde”.
 Sin embargo, cuando en Cubadebate y en la televisión nacional (programa Al Duro y sin Guante) se tocó el tema de convocar a los emigrados, tembló todo el mundo y marcha atrás. Ya se habló, se legisló, pero excepto los que han salido en beisbol nadie más ha tenido chance y ningún comisionado se pronuncia al respecto. Supongo esperan a que llegue desde “arriba” la orientación.
 Doce voleibolistas irán a México, a jugar en la naciente liga. Dicen. Pero igual, las muchachas terminaron con ocho derrotas y una simple victoria en Grand Prix de Voleibol. Saque cuentas del retroceso.