viernes, 29 de agosto de 2014

Coincidencias y contradicciones



Por: Mario Herrera
 
 Me ha puesto a pensar el trabajo que recién publicamos bajo el título “El extraño caso de la contratación de un futbolista cubano” firmado por Fidel Alejandro, periodista de Radio Cadena Agramante. Ese mismo, el que va sobre la contratación del jugador camagüeyano Kayler García (el Chino) por un club de tercera suizo.
 Al reproducirlo en este espacio se puso en contacto conmigo Pedro López (Francis), ex arquero de la selección nacional de futsal y me hace su historia. Resulta que estaba casado con una española, quiso visitar la tierra natal de su mujer y el Presidente de la Asociación de Fútbol de Cuba, Luís Hernández, le dijo que tenía que pedir la baja del equipo y desligarse de esta actividad en nuestro territorio, como si fuera un desertor en plena guerra. Me cuenta Francis que para darle una carta de liberación fue tremendamente maltratado por un asesor jurídico del INDER. En fin, que Francis tenía la intensión de ir a España, regresar y al final, molesto, no lo hizo.

 Después intentó jugar allá y el brazo de la AFC le puso un Stop en suelo ibérico, así que decidió ir a dónde no tendría problemas.
 Eso sucedió en otro tiempo, no muy pasado pero sí algo atrás, en teoría.
 Resulta que Keyler se consigue esta posibilidad después de una gestión personal y cuando pide permiso lo tratan como a “desertor en plena guerra”, le dicen que tiene que pedir la baja de la selección nacional a la cual no pertenece desde 2009 según tengo entendido por cuestiones que no vienen al caso, pero sobre todas las cosas, recibe el mismo tratamiento que se daba antes.
 Digo antes porque ya se sabe que Cuba autorizó la contratación de atletas cubanos por entidades extranjeras. Entonces es cuando viene la contradicción: ¿cómo es posible que el muchacho tenga que sentirse incómodo y sea maltratado por la Asociación cubana de la disciplina cuando no hace nada ilegal y responde a una estrategia estatal? ¿Cómo es posible que el Estado ordene mediante normas jurídicas vigentes una cosa y los federativos actúen acorde a las ya derogadas? ¿Cómo es posible que la AFC no aproveche una oportunidad que les cayó del cielo y para la que no tuvieron que mover ni un dedito? ¿A qué obligan estas actitudes? ¿Cuál es el mensaje para el resto?
 En Derecho hay un principio que dice que una norma nueva debe ser mejor que la vieja y se aplica desde el momento de su publicación para adelante; algunos opinan que arrastra consigo solo los casos nuevos; otros que rectifica todos los casos anteriores a ella y la que se utiliza en Cuba dice que se aplica a todos los casos nuevos y a los viejos siempre y cuando sea beneficioso para ellos.
 O sea, es lícito completamente la salida del Chino y lo hace convocable para la Selección así que no tiene que renunciar a ella cual traidor a Cuba.
 Pero se puede extender. Recuerdo que antes del 92´ la tenencia de divisas en nuestro país era penada por la ley y cuando salió la posibilidad legal de su tenencia, todo aquel que cumplía sanción de privación de libertad fue liberado porque desaparecía la razón de la misma. Entonces pienso en Joel Apezteguía que salió legal del país, que no abandonó ninguna concentración o delegación cubana a evento internacional, que no tiene prohibición ni ocho años de castigo para entrar de nuevo a casa (con las nuevas reformas migratorias), que además viene a Cuba a cada rato y quiere jugar con la Sele, pero no lo dejan cuando es el único cubano que juega en una primera división europea.
 Otra contradicción. Otra más.
 El Estado puede cambiar de opinión, evolucionar como pretende el nuestro; puede intentarlo, pero se hace imposible a menos que cambies la mentalidad de los que toman decisiones, y si no cambian, debes cambiarlo a ellos. Malo cuando dices una cosa y haces otra. Peor aun cuando no puedes cambiarlos.

PD: Kayler entrena hoy día como nunca antes.