lunes, 2 de septiembre de 2013

Reflexiones en torno a la gestión del conocimiento

Por Lic. Mónica Guillén del Campo

Una de las actividades de creación del entorno social e infraestructural
es la gestión del conocimiento;además se interpreta como la capacidad de
traducir el conocimiento en políticas, programas y prácticas que puedan
trasformar la realidad social. Surge como intento sistematizado de
movilizar el capital humano y social de las organizaciones. Además es de
gran ayuda para el intercambio de información y conocimientos,así como
usar y crear nuevos conocimientos en una dinámica orientada a la solución
de problemas.

La gestión del conocimiento constituye un proceso sistemático de búsqueda,
selección, organización y presentación de información para mejorar la
comprensión y el conocimiento; sin lugar a duda,  sus componentes
principales son: datos, información, sistemas de información, políticas y
estrategias, tecnologías y recursos humanos.
La gestión del conocimiento tiene que ver esencialmente con las personas
que es su componente principal, el recurso humano capaz de crear ambientes
de trabajo donde se comparta los conocimientos y se invierta en la
educación de las personas para que estén en condiciones de aprender de
manera continuada, capaz de la creación y de la innovación, a partir de
una necesidad, motivación, y conocimientos apropiados. Ahora bien, para
que las personas puedan desarrollar, gestionar el conocimiento, necesitan
de las tecnologías, asiento imprescindible de ese proceso.
El conocimiento es información transformada en creencias, valores,
conceptos y modelos mentales mediante razonamientos y reflexiones. La
creación de conocimientos tiene su origen en el proceso de interacción
social.
A nivel de una organización, como agente socializador con la cual el
individuo se vincula, la producción de un nuevo conocimiento es un proceso
también de interacción social de los miembros de la organización, que
busca ampliar el conoci¬miento creado por los individuos y lo consolida
como parte de una red de conocimientos en la organización.
El ciclo del conocimiento comienza con la creación del conocimiento,
posteriormente este va a ser almacenado y estructurado, se distribuye y
comparte, es necesario mantenerlo y contabilizarlo, y todo ello
repercutirá en forma directa en la identificación del conocimiento.El
ciclo del conocimiento se expresa como un proceso de interacción entre el
conocimiento tácito y explícito con una naturaleza dinámica y continua.
Existen dos tipos de conocimiento el tácito que tienen las personas y que
se adquiere a lo largo de la vida, mediante experiencias, tareas, y
juicios intuitivos acerca de formas de hacer las cosas. Y el otro es el
conocimiento explícito que es aquel que se ha expresado mediante símbolos,
reglas, procedimientos y que puede ser comunicado, es aquel que está
presente en soportes como libros, escritos, audiovisuales.
Se puede crear conocimiento en cuatro modos diferentes: en primer lugar a
partir de la socialización a través de la cual se adquiere conocimiento
tácito mediante el intercambio de experiencias con otro individuo, que
puede ser a través de la imitación, la observación, compartir actividades,
intercambios de ideas, entre otras; un segundo modo sería la
externalización, proceso en que se convierte el conocimiento tácito en
explícito, es decir, el conocimiento individual pasa a formar parte de un
nivel grupal u organizacional; en un tercer modo estaría la combinación en
que se mezclan los conocimientos explícitos a través del trabajo de los
diversos grupos de la organización o se toman conocimientos explícitos de
otras organizaciones o fuentes con el objetivo de realizar
investigaciones, reseñas y otras cosas; por último podemos señalar la
internalización, proceso a partir del cual se crean continuamente nuevos
conocimientos tácitos a partir de lainteriorización de nuevas experiencias
y de otros modos de creación del conocimiento.
El conocimiento explícito se convierte en tácito y viceversa, y así ocurre
sucesivamente; la creación del conocimiento es un proceso que se
desarrolla en forma de espiral y está en perfeccionamiento continuo si
tenemos en cuenta el crecimiento acelerado de la ciencia, la productividad
del trabajo científico y la conversión de la ciencia en una fuerza
productiva directa.