viernes, 8 de enero de 2016

TITULO.- POCAS VIRTUDES Y DEFECTOS MIL.



Nota al inicio: La verdad quiero decir que este es un trabajo que me llegó gracias a mi buen amigo Andy Vargas y lo cierto es que difiero de varios puntos, más allá de los históricos. Mi principal desacuerdo está con la presencia de Maikel Reyes a quien sí considero cuajado completamente, tanto así que será jugador del Cruz Azul mexicano, y por otra parte, lo sucedido en el preolímpico en Estados Unidos no tuvo mucho que ver con performance del equipo y sí con otras cuestiones que desarmaron la aspiración cubana de clasificarse a Río 2016.
 Pero este es un trabajo interesante de alguien que ama al fútbol cubano y merece respeto, además tiene puntos interesantes sobre el trabajo en la base a nivel general aunque difiero en cuán útil es el formato actual de los juegos escolares para el desarrollo del fútbol en Cuba si tenemos en cuenta que es la única opción de encontrarse los de una misma generación, pero repito, muy buen análisis posterior.
 Así que los dejo con este trabajo.

Por. Msc. Raimundo Vilar Hernández
 Profesor ISMI ´´CAPITAN SAN LUIS´. Instituto Superior del    Minint.
LA  ESCUADRA CUBANA DE FUTBOL, conquistó la medalla de bronce en los últimos Juegos Centroamericanos realizados en el año 2014 en la querida nación mexicana, en dicha competencia, los cubanitos respondieron así con creces a la confianza depositada en sus integrantes y a un extraordinario respaldo brindado por los aficionados, ese pueblo cubano que ama al futbol y quiere hace mas de 40  años, verlo progresar, lo cual está al parecer convirtiéndose en un sueño bíblico, y también cumplir el compromiso contraído con nuestro movimiento deportivo que se trazo la meta de alcanzar el primer lugar en los juegos más antiguos en la historia del área y con lo cual cumplieron a cabalidad, incluso contra los pronósticos.
Con anterioridad, las mejores actuaciones de equipos cubanos en estos certámenes hemisféricos y continentales, que ocurren cada 4 años, fueron  la 2da plaza obtenida  en San Juan, Puerto Rico, en 1979, justa que fue ganada por Brasil, y la 3era posición alcanzada en Cali, Colombia, tras el equipo Argentina, que fue el campeón y Colombia, vice titular.
En estos Centroamericanos del año 2014, la joven y aguerrida selección cubana, esforzada y con un grupo de jóvenes con muy buenas condiciones para jugar el futbol moderno, alcanzo lo que en realidad puede considerarse un verdadero y sorpresivo triunfo deportivo. Nunca nadie pensó que nuestra bisoña escuadra pudiera jugar con el titular, México, que a la postre fue el triunfador, de la manera que lo hizo, pues al terreno deportivo, salieron 11 guerreros del futbol cubano, los cuales, con más valor y deseos que la técnica depurada del equipo Mexicano, demostraron sobre el terreno, que esos son factores que nunca se pueden despreciar a la hora de hacer cálculos deportivos.
Al respecto, debíamos estar claros, y creo que no es así, que este éxito alcanzado a través del valor personal y el amor patrio, no podía encumbrarnos, ni vanagloriarnos pues ello sería poco real y una anécdota falsamente escrita, o mal contada, porque en el campo de la teoría y la técnica apropiadas para jugar el futbol moderno aun nos queda mucho camino por recorrer, mucho por delante y muchos años de aprendizaje.
Logramos ese éxito, que puso muy contentos a todos en el patio, sobre todo a la afición cubana,  pero a pesar del éxito alcanzado, quien puede negar que nuestros equipos nacionales muestran una marcada inestabilidad, derivada de la falta de una adecuada técnica y de un sistema táctico y estratégico definido, que jugamos a correr tras el balón, solo ofertando velocidad y un poco de resistencia, factores positivos en el juego actual, pero que quedan muy por detrás a la hora de seleccionar un buen equipo que nos permita enfrentar, no solo vencer a equipos foráneos, cuestiones que son agravadas por la escasa labor ofensiva de nuestros delanteros, los cuales no acaban de alcanzar la senda del gol, al parecer esta responsabilidad iba a caer en el jugador Mikel Reyes, de la provincia Pinar del Rio, pero parece que no acaba de cuajar y sus cualidades físicas y su poco pensamiento táctico, lo llevan a ser simplemente un jugador mas, que lo único que hace es correr tras el balón sin resultado alguno, aunque debemos decir que la culpa no es del atleta, con el hay que trabajar y formarlo pues en el aspecto pedagógico se ganan grandes batallas.
No obstante las dificultades encontradas en el camino y las deficiencias presentadas y observadas por todos, pues aquí no hay nada oculto, había inequívocos indicios que vaticinaban un futuro avance desde el punto de vista cualitativo, pues todos, incluyendo al que suscribe, nos imaginamos que el objetivo inmediato del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación, (INDER), así como el de la Asociación Cubana de Futbol, sería  el de llevar de una vez por todas tal disciplina olímpica a ocupar el lugar destacado que pensamos le corresponde  en el concierto de las disciplinas cubanas con perfil mundial.
Sin embargo, que ocurre entonces, los mas bisoños en edades, no alcanzaron ningún resultado apropiado, nuestra selección sub-17,  tirando por el piso la actuación de sus coterráneos, se vieron obligados a competir en  competencias exigentes en el área, y su entrenador principal, el profesor WILLIAN BENNET, tuvo que reconocer que este equipo no poseía buena preparación de ninguna índole,  era evidente la inferioridad  en las condiciones físicas y técnicas,  y resultaron en definitiva eliminados en sus grupos y relegados simplemente a competir, a nuestro entender por factores como la competencia ineficaz, nunca tuvieron partidos de preparación y lo que es peor, el futbol enseñado por la dirección técnica era inoportuno y diríamos que antiguo, poco actualizado, lo que muestra que nuestros técnicos necesitan de ver la realidad tal y como se exige en el mundo entero, nuestros entrenadores deben conocer de cerca y tocar con las manos, al menos, el futbol del área, para poder realizar planes y tomar medidas que nos permitan ponernos en el lugar adecuado, aunque sea en el área, como es posible que 15 días antes o quizás un poco mas, reúnas un grupo de atletas y hagas una preparación fugaz y enfrentes a esos niños a batallas campales con la responsabilidad de representar a nuestra bandera, pues a nuestro entender, esa política aplicada actualmente por la dirección de la Comisión Nacional, es una política inequívoca, fuera de todo lugar a la que los que defendemos el futbol, nunca aprobaremos, pues los mejores resultados de nuestro futbol, se lograron teniendo en cuenta precisamente la unión y el concentrado deportivo.
La Comisión Nacional se ha dedicado, a realizar un trabajo de continuidad por edades, se despliega una encomiable labor organizativa en la base, se juega en los estadios en todas las provincias, marchan bien los respectivos campeonatos nacionales de juveniles y de las EIDE, los famosos juegos escolares, donde cada provincia aporta lo que puede, eso es una gran realidad y un éxito de la Revolución, según sus posibilidades y circunstancias reales, donde cada provincia hace lo mejor que puede, pero hasta ahí, nuestro futbol se muere cuando empiezan las edades juveniles y los equipos sub-17. Resumiendo estas ideas, diríamos que allí es precisamente se pierde la calidad acumulada en las categorías inferiores. Ese es un tema de conversación de todos los técnicos y trabajadores del futbol a nivel nacional durante mucho tiempo, pero nunca hemos podido hacer nada pues todo está escrito y todo es como es, al futbol lo envuelve una política de que hay que hacer lo que diga el Comisionado, sea quien sea y no hay otro tipo de idea que no sea la suya, sea quien sea. No se admiten nuevas reflexiones y mucho menos ideas frescas, eso esta invalidado, pues es imposible hacerlo y quien lo haga es persona no grata en esos círculos.
Nuestra Comisión Nacional, que dicho sea de paso, están todo el año viajando, pues sus integrantes no dejan de hacerlo, van y vienen y ninguno aporta nada importante para el futbol cubano, se olvidan que tal vez sea necesario buscar vías a favor de establecer o reactivar convenios bilaterales con instituciones deportivas continentales y del área, al parecer, este aspecto no les preocupa o no lo entienden, pues se les olvida, que las enseñanzas se complementan con la práctica y la superación y estas se ponen en juego mediante el intercambio frecuente frente a rivales en todas las categorías, si puede ser contra rivales superiores, mucho mejor. De ahí surge la presente interrogante, quien de los miembros de la presente comisión nacional ha dirigido escuadras en las categorías inferiores y conoce el trabajo de la base con sabiduría y conocimientos idóneos, según recordamos los que ya peinamos canas, el máximo exponente de esta reflexión era el compañero profesor JUAN LOTINA, el cual nunca abandono la base y la convirtió en el amor de sus amores, por ello, es recordado y siempre está presente en los terrenos de la base deportiva.
Con ello podemos afirmar, que los futbolistas cubanos, aun los de mayor experiencia y edad, todavía están ´´verdes e inmaduros´´, desde el punto de vista técnico, táctico y estratégico. De antemano sabemos que para lograr mejores resultados, se requiere un mayor apoyo, notable apoyo de todos cuanto están comprometidos en esto, tanto de la Comisión, de sus miembros, de nuestro Federativo Nacional y también de los directivos del ESFAAR ´´CERRO PELADO´´, que al parecer no le hacen caso al control metodológico tan necesario en estas edades. Nos hemos remitido nada mas a competir, a la participación en tal o mas cual competencia, olvidando que en el deporte contemporáneo, el futbol colectivo, necesita como renglón costoso que es, y problemático en su aprendizaje, la necesidad de ser controlado, de que aprendan, de capacitarse, de pulirse técnica y tácticamente, que deben ganar en experiencia y en confianza individual, para de esa forma poder enfrentar contrarios superiores y con ello, lograr de verdad, la formación de valores, pero ahí surge otra interrogante, es el ESFAAR ´´CERRO PELADO´´, el lugar idóneo donde metodólogos apropiados logran su cometido, o está presente la ineptitud en esos cuadros, quien de ellos ha dirigido escuadras en la base y conocen al detalle su trabajo en el futbol de la base.
En general nuestros equipos nacionales muestran una marcada inestabilidad, escasez de recursos tácticos, para ello es necesario tener cuadros y entrenadores capacitados y con confianza en su actuar, seguros de sus conocimientos y sobre todo capaces, como lo es el caso del entrenador preparador físico MANUEL SEARA, de la provincia GRANMA, magnifico trabajador del futbol cubano, el cual, decidió irse a trabajar en otras ligas del área, una vez lograda la medalla de los juegos centroamericanos, como es posible que nos demos el lujo de apartar de nuestras filas a jóvenes talentosos como es el caso de este entrenador,  pues a nuestro pensamiento y análisis, RAUL GONZALES TRIANA, no lo puede hacer todo, necesita de un grupo técnico de trabajadores del futbol capaces y bien preparados, toda la maquinaria que se mueve detrás de una victoria futbolística es bien compleja y consideramos que en el caso nuestro, no es solo tener un DT capaz de dirigir y pararse en la línea de dirección a que le metan goles, es necesario trabajar y capacitarse y ser capaces de aprovechar al máximo cada jornada o sesión de entrenamiento, ello redundara en mejores resultados, pero ello debe ir unido al conocimiento necesario de los entrenadores,
Por el momento los futbolistas cubanos, envueltos en un momento bien difícil, se deben limitar tan solo a mantener un buen espíritu combativo, una alta voluntad de jugar y el ánimo de enfrentar a quien sea, tan solo para recibir goles y no anotar, nuestros entrenadores deberán superarse metódicamente y la afición, saber a ciencia cierta, que la actual comisión nacional de futbol, sus miembros y la directiva nacional no tienen otra opción que ver a su equipo perder cada vez que enfrente a un contrario y callar, exportar jugadores para mitigar  algunos criterios a sabiendas de que no se está realizando el mejor esfuerzo, ese al que nos llamo el comandante en jefe, de dar siempre lo mejor de sí, en pos del pueblo.
Hay  un viejo refrán que manifiesta que la palabra bien dicha, nunca cae al suelo, esa es otra interrogante, será cierto y alguien se podrá hacer eco de nuestras plegarias por el bien del futbol, bueno, eso está por ver, por el momento solo nos resta esperar sin hacernos muchos sueños.
El futbol es un deporte centenario, un deporte que ascendió a una cita mundial y nunca más ha podido tocar las nubes con un resultado que le de felicidad y regocijo a sus seguidores, sabemos que eso no es fácil, conocemos que eso no es coser y seguir andando, pero consideramos, que si potenciamos todos los aspectos antes mencionados, si hayamos la pertinencia que ese deporte tiene en la fanaticada que lo sigue, que dicho sea de paso, son miles en todo el país, si nos unimos y respetamos el trabajo en la base, si le damos a las categorías inferiores la importancia que en verdad tienen para el futuro del futbol nacional, si hacemos un trabajo adecuado donde cada jugador sea convertido políticamente y socialmente en un atleta capaz de amar su bandera, respetarla y ser capaz de ser un guerrero cubano, estamos seguros que los resultados caerán por si solos, pero que podemos hacer, si la mentalidad que nos aborda es solo la de participante.
Mientras tanto la ineficacia nos envuelve, usted que piensa.

Msc. Raimundo Vilar Hernández
Profesor de la Cátedra Deportiva del ISMI, Capitán ´´San Luis´´.