miércoles, 14 de octubre de 2015

¿Por qué no se contratan a los futbolistas cubanos?



Por: Mario Herrera
¿Aricheell Hernández sería uno de los contratados?
 
 He hablado al respecto en otras oportunidades pero igual, como casi que acabo de descubrirlo y somos muchos los que estuvimos ausentes a esa información que no vamos a encontrar en otros medios, he decidido compartirla con ustedes, por si les puede ser útil.
 Muchos piensan, incluidos los atletas, que la Asociación de Fútbol de Cuba es la que es incompetente o incapaz de conseguir los contratos para sus atletas, o que es el INDER quién no quiere. Amén de algún que otro incapacitado en ambas entidades, no es culpa de éstas que no haya futbolistas cubanos contratados en el
extranjero a pesar del interés más que demostrado de clubes y jugadores.
 Bajo el título “Una Medida justa pero necesaria” Cuba anunciaba al mundo que sus atletas ya eran accesibles a los clubes e intereses de entidades extranjeras siempre que “no se tratara al deportista como mercancía” y estuviera presente sin impedimentos en los principales eventos.
 Comenzaron con los peloteros y fue buena la experiencia pero en este momento hay atletas en deportes colectivos e individuales. El baloncesto, polo acuático, la lucha, voleibol y por supuesto, el beisbol, se han visto beneficiados por la medida que traerá en los primeros años cosas negativas y lo podemos ver en la actual temporada del baloncesto cubano con Capitalinos que anda complicado en el Torneo de Ascenso.
 Y los futbolistas ausentes. ¿Por qué?
 Sucede que también me hacía la pregunta y dónde sí culpo a los directivos del INDER y la AFC es en la ausencia de la explicación. Tuve que buscar y contactar con personas fuera de Cuba para enterarme que es por reglamentaciones de la FIFA.
 El máximo ente rector del fútbol mundial establece que los contratos se hacen de Club a Club, por las pruebas anuales convocadas por los clubes y a los canteranos una vez el club decida  si se hace de sus servicios o no.
 En el primer caso andamos mal de inicio porque no existe en Cuba la figura jurídica Club. Según establece FIFA, este debe existir, tener personalidad jurídica, sede, estado de cuentas, estrategias de marketing, reglamentos, etcétera. La AFC no podría crear esta figura; la legislación necesaria para su surgimiento le corresponde a la Asamblea Nacional del Poder Popular, máximo órgano legislativo de nuestro país y único con capacidad legislativa, o sea, único que puede crear Ley, con ese rango. (No confundir con otro tipo de normas jurídicas). La iniciativa legislativa sí podría venir de la AFC o del INDER, lo que estaría en discusión en la ANPP una vez presentada y bien justificada. Personalmente, creo sería posible la aceptación de una iniciativa pero tendría que estar bien fundamentada, por la cantidad de detractores de la creación de entidades que desaparecieron hace mucho tiempo y por condiciones diferentes a las actuales.
 Las pruebas convocadas son una opción que dejaría “desprotegido” al atleta (a criterio del INDER) y sobre todo, en manos de los Agentes FIFA, que se beneficiarían (en vez de Cubadeportes como establece la legislación cubana actual) con los contratos conseguidos. Sería justo aclarar que desde mi punto de vista es una buena opción, válida hasta que no aparezca la solución real, pero el INDER y la AFC no verían un centavo que en teoría, debe reinvertirse en la infraestructura casi inexistente que tenemos. Entonces habría beneficios para el atleta, por su crecimiento personal y deportivo, pero no otro de los elementos que se defiende como el aporte económico para lograr un fondo que ayude al crecimiento del deporte en Cuba.
 Pero hay otras alternativas que no me entero si han sido consideradas. La AFC puede cederle a las provincias una especie de independencia al crear  Federaciones provinciales y éstas, a su vez, tendrían la posibilidad de “ceder” atletas a los clubes, con la desventaja explicada en el párrafo anterior, o podría hacerlo la propia AFC, a riesgo de dejar al atleta “solo” en un mundo ignorado por nosotros.
 Explico este tema, porque considero en primer lugar que todos debemos estar empapados de esta información para evitar injusticias, y repito, sin defender lo mal hecho o lo no hecho por quienes tienen la obligación, y en segundo lugar, considero que urge la creación de la norma jurídica que permita el surgimiento de los clubes. Las condiciones difieren mucho de 1960, son no solo diferentes en el contexto político, sino económico, cultural, personal, deportivo. Muchas cosas cambiarán en Cuba en los próximos años. Hacer cambios planificados, que beneficien a pueblo tal como ha sido siempre premisa de nuestro estado, es beneficioso para todos. Malo es no hacerlos y lamentar después por decisiones personales que nos traen perjuicios y que terminan criticadas por la Insensocracia.