martes, 7 de julio de 2015

Carta al Cuba " de Oro"



Por: Mario Herrera

 Esta misma tarde comienza la Copa Oro en su edición 2015. Cuba volverá a asistir a un evento que ya hemos asumido erróneamente como “nuestro mundial” pues lógicamente sabemos las enormes dificultades de nuestro fútbol para llegar a mejores planos en el deporte más practicado del mundo, o uno de ellos, para no ser absoluto.
 Y digo lo de “erróneamente” porque al hacerlo así, nos limitamos a pensar que es el tope de nuestras posibilidades. Les digo algo, mis jugadores, los cubanos, cuando usted los ve, los conoce, son capaces de mostrar mucho más de lo que hacen en la cancha; son mejores de lo que se ve, solo que la mentalidad disfrazada de la “realidad” le ha hecho pensar  que no pueden más.

 En parte es culpa nuestra. Todos estamos metidos en este embrollo. Cuando escribimos sobre ellos lo hacemos como si vendiéramos la idea de que no logran hacer más. Craso error. Sí se puede.
 Los que desconocen el fútbol en Cuba hablan de algún que otro equipo que hayan visto y les haya impresionado. Los que conocemos desde dentro a nuestros jugadores sabemos cómo hacen, cómo juegan a pesar de todas las incomodidades y al menos este servidor siente que ellos mismos no se tienen la confianza necesaria para hacer fuera y con mejores condiciones, las cosas que hacen aquí, en los potreros cubanos.
 Es cierto que se enfrentan siempre a jugadores hechos, gente de fútbol que adora la pelota como a su vida y que juegan en ligas profesionales con al menos, un mínimo de condiciones. Gente cuyo empleo es ese: jugar al fútbol.
 Nosotros tenemos una realidad diferente. No hay clubes, no hay salarios, no hay condiciones, más bien faltan. Aun así estaremos en la Copa sin complejos, agresivos y esta generación, este grupo de veteranos y jóvenes ambiciosos puede hacerlo mucho mejor que los equipos que ya vimos antes.
 Hay velocidad, regate, combinación, un buenos arqueros, hay estaturas para temer, hay jugadores delgados que chocan como si fueran gigantes. Quizás nos falte el gol, el amigo de la victoria, pero este es un grupo que tiene opciones diversas para lograrlo.
 Malas decisiones hicieron que el grupo viajara fraccionado, pero una vez unido debe ser temible. Perdonen los escépticos la grandilocuencia.
 Jugaremos ante México el primer día, será el jueves a las 9:30 de la noche. No puede ser más difícil. Entonces cubanos, todos con nuestra selección, digo todos, podremos ganar.
 Sí, se le puede vencer a México y dar la sorpresa. Pero ustedes muchachos, los que tienen la posibilidad de estar ahí con el uniforme que quisiera ponerme, créanlo. Si no lo creen, no serán capaces. Si les anotan un gol, vayan ustedes a por el empate con todo, metan los c…..  como sabemos hacerlo cuando nos molestan y lo lograrán.
 Desde casa les deseo suerte. Estaremos pendientes los cubanos de verdad, los que no pensamos en diferencias entre equipos de nuestro país, ni en la estúpida disputa entre el beisbol y el fútbol. Todos somos cubanos.