lunes, 24 de noviembre de 2014

Orgulloso de Ustedes



El trabajo del Chino será fundamental frente a México

 Por: Mario Herrera

 El fútbol a veces es injusto. Cuba fue superior a Venezuela aunque las estadísticas oficiales del encuentro no lo demuestren. ¡Pero por mucho! Sin embargo  no siempre gana el que mejor lo hace en la cancha y de nuevo pagamos el precio de la falta de oficio. Sí. Ese tema trillado por la prensa para justificar las derrotas que hemos sufrido en el beisbol sí es tema serio en una cancha de fútbol.
 El Cuba tenía hambre de ganar, se le notaba más allá de la necesidad de hacerlo para quitarse de arriba al implacable México. Se hacía sentir en la forma de buscar el juego, de evitar que los vinotintos hicieran daño. Se notaba porque jugaron fútbol de calidad.

 Amén de alguna que otra distracción y falta de definición cuando se tuvo más clara, el trabajo colectivo se hizo sentir. Todos se sacrificaron, corrieron, sudaron, pelearon liderados por Yordan Santa Cruz que fue un verdadero dolor de cabeza.
 Pero la falta de oficio estaba. La velocidad es un arma tremenda pero si no compartes la pelota, de nada sirve. La inseguridad en determinadas acciones de la zaga central y pases con poca precisión que terminan en botines ajenos puede costar cuando se trate de un rival superior. El arquero no se duerme con la pelota más de lo necesario. Frente al arco se tira como se puede de la manera más potente posible sin tanto acomodo porque das tiempo a la defensa a llegar y resolver.
 Son esas pequeñas cosas que no se van a aprender en un campeonato de dieciocho fechas ni en largas concentraciones laboratorios porque no hay de otra.
 Ayer vi un equipo que me gustó. Y si hoy escribo estas letras no es para criticarlos porque les digo, ¡qué orgullo verlos jugar así! Me da lo mismo si pierden contra México si juegan así. El tema es que llegaron hace tiempo a su nivel tope y este a su vez es superior al nivel medio del fútbol de nuestro país, así que ahora comenzará la etapa de declive del nivel de juego. Eso si se quedan en Cuba.
 El Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez dijo en el acto de abanderamiento de la delegación a Veracruz que no se apuraran (en referencia clara a posibles salidas de atletas de la delegación para migrar ilegalmente), que el tema de las contrataciones ya estaba ahí.
 Como muchos pensé desde un inicio que esperarían al finalizar los juegos para hacer efectiva la norma jurídica que les permita jugar en otras ligas.
 Con virtudes y defectos esta generación lo tiene todo para insertarse. Miren el trabajo de Yordan y el golazo ante Haití, la seguridad tremenda del Gigante Diz Pé, el sacrificio de Maikel, la tranquilidad que aporta Sandy (aunque ayer casi me da un infarto por un segundo), la fortaleza de Abelito, los siete pulmones de Andy, el trabajo conjunto de Yolexis con un veterano como Clavelo al que ya le cuesta ir a la velocidad de los chicos.
 Esas son solo algunas de las cualidades que tienen mis “chamacos” del Cuba, casi nada si sumamos la calidad humana y verdadera hermandad entre ellos.
 Veo complicada la pelea de semis contra México. No está Daniel que hubiese lucido un mundo si no fuera por una patada infame de un costarricense herido en el ego. Me falta Aricheell, una “bestia” trabajadora insustituible que verá los toros desde la barrera por la ausencia total de decencia de un sujeto con uniforme futbolero que más que cuatro partidos mereció una sanción disciplinaria más severa y ahora Andy sancionado con una roja por doble amarilla que compró el árbitro tras una simulación de falta que no existió, pero de esas hay unas cuantas diariamente y él réferi no tiene cámara lenta.
 En fin, a pesar de los detalles que a ustedes muchachos, les toca repasar, solo escribo estas líneas para que sepan lo orgulloso que estamos muchos aquí, de ustedes.