miércoles, 9 de julio de 2014

Brasil



Por: Mario Herrera
Brasil fue menos desde el inicio del torneo
 
 Lo sucedido ayer en la Copa del Mundo de Fútbol con Brasil ante Alemania ha dado margen a más comentarios que la propia guerra en Ucrania. Cada quién da su opinión y por qué no, voy a sumarme.
 Brasil no convenció en ninguno de los partidos que jugó. Tan es así que hasta provocó un infarto en el choque frente Chile porque la persona no aguantó la presión.

¿Qué le faltó? El juego a la brasileña dicen unos. La pregunta es: ¿se puede jugar con ese estilo en el fútbol moderno? Me parece que no. Ahora es más duro, hace más faltas, rápido, estratégico en extremis, trata de ser efectivo, tener la pelota no es el punto sino qué hacer con ella y un balance favorable entre llegadas, tiros a puerta y goles. Pero ese Jogo Bonito puede ayudar a marcar cierta diferencia.
 ¿Cuántos jugadores de ese estilo había en el equipo? Solo Neymar, y con tan mala suerte…, entonces ante su ausencia, ¿quién está para echarse el equipo en sus hombros? Nadie. ¿Hicieron falta Ronaldinho y Kaká? Me parece que sí. Por su categoría, experiencia (y este Brasil no tenía a muchos jugadores experimentados en eventos internacionales), por lo que podrían aportar, ayudar a Neymar y Oscar que en esencia, eran los únicos creadores.
 Los llevo incluso por encima de Fred y Jo.
 Esta es una generación que estará lista para la versión en Rusia. Ahí es dónde hay que temerles desde mi modesto punto de vista. Espero se repongan y se despidan con otra cara por el tercer lugar.