miércoles, 4 de julio de 2018

Termina Liga Cubana


Por: Mario Herrera

 Mientras el mundo disfruta de la Copa Mundial con sede en Rusia, en Cuba culminó el pasado fin de semana la Liga Nacional. Santiago de Cuba volvió a ganar la corona, en dura porfía con Ciego de Ávila, tanto así, que el cierre de la liga fue un duelo entre estos dos equipos, con igualdad de puntos en la tabla, pero con ventaja para los avileños por ganar la ida 1-0 como locales.
 Los Diablos Rojos de Santiago, no creyeron en favoritismos, ni en el poder goleador del mejor delantero de Cuba en este momento, Sander “Keko” Fernández, que recién regresaba de la Liga en Antigua y Barbuda, con premios importantes. Los rojos ganaron con tanteador 3-1.

  La liga cubana es compleja: primero se juega un torneo de ascenso, que la Asociación mal llama segunda división. Los dos primeros suben a primera.
  En este ascenso participan los dos últimos de la temporada anterior, de un total de 12 equipos, y otros 5 que esperan un año para poder volver a jugar. Se celebra en unos 15 días la totalidad de los encuentros. Luego, hay una fase de grupos a dos vueltas en una sede fija en la primera vuelta, y una en la segunda ronda. Luego, los dos primeros de cada una de las 3 llaves, juegan la liguilla y el que más puntos acumule, queda campeón.
  Así explicado, parece fácil, pero es lo más anti espectáculo que alguna vez he escuchado.
 De vuelta a Santiago, en la temporada 2017 lograron un título, el primero en su historia, y lo hicieron de manera invicta, con el italiano Lorenzo Mambrini como entrenador.
 38 partidos después, en la última vuelta de la segunda ronda de la fase de grupos, perdieron ese invicto a manos de La Habana. Los capitalinos jugaron sin dirección técnica, pues Mambrini, dejó a los Diablos para dirigir su gran sueño, La Habana, y de paso colarse en la selección nacional, pero el plan solo resulto a medias, y tras el primer partido en primera con los azules, alegó problemas familiares y dejó al equipo, solo para enterarnos después que sus problemas se llaman Chacharitas y jugaban en tercera de Ecuador.
 El resto del colectivo dejó al conjunto a la deriva y fueron Andy Baquero, y el entonces suspendido por acumulación de tarjetas, Eddy Sanamé, quienes organizaron a los otros 11 jugadores que quedaban, trazaron la estrategia, y les rompieron el invicto a los santiagueros.
 Así es nuestra liga. Los habaneros volverán al torneo de ascenso. No tienen cabeza en la dirección del equipo. También Villa Clara ira al descenso. Imaginen al Real Madrid y al Barcelona en segunda, con ganas de llegar a primera.
 La buena este año fue el regreso de Pinar del Rio, otro histórico en nuestro futbol, relegado por 5 años a segunda.
 Y regresó por todo lo alto pues culminó en la tercera posición de la liga. La selección de los refuerzos fue fundamental. Sí, en el mundo se ficha, nosotros tomamos refuerzos de los equipos que no pasan a la siguiente ronda.
  Santiago eligió, sabio, por supuesto, al mejor futbolista de Cuba, Yordan Santa Cruz, además a Eddy Sanamé, el mismo que les quito el invicto como estratega, y aunque ustedes no lo crean, tanto él como Andy Baquero, no pasan de 22 años. Por cierto, Andy reforzó a Pinar. Ciego pidió poco y confió en el regreso de Keko, que rindió, como era de esperar, sus frutos
 En fin, Santiago gano por mérito propio, y sin dejar duda alguna, ante un Ciego que fue implacable. Como les mencioné antes, al descenso irán La Habana y Villa Clara, los dos equipos más ganadores del futbol en Cuba.
  Ahora vendrá un descanso. Según el diario Juventud rebelde, luego viene una convocatoria que solo tendrá a jugadores de la Liga Cubana, quienes harán una gira de preparación en Chile. No estarán los cubanos residentes legalmente fuera de Cuba como se había anunciado, quiero pensar que se trata de que los clubes no darán los permisos para un viaje de un mes de sus jugadores, y no, un cambio de echarse para atrás. La mira esta fija en clasificar, con la Liga de Naciones, a la venidera Copa Oro, y entonces sí, llevar a los que regresan.