lunes, 29 de mayo de 2017

Cuba empata



Por: Mario Herrera
 
Sacamos un empate a un gol. Contra Japón, la selección nación al de Cuba para menores de 20 años logró un agónico empate a uno en un encuentro marcado, para los nuestros, de errores de todo tipo.
 Lo mejor fue la actuación del arquero Danny Echavarría, loable en comparación con el trabajo del resto de sus compañeros. Pobres en defensa, lentos al lado de los nipones, fáciles con las fintas, predecibles, erráticos. Así de pobre la imagen que me deja este equipo dirigido por Raúl González Triana.

 Dariel Morejón, por el carril izquierdo, fue quizás, el punto más bajo del conjunto. Errado en salida y más aún en defensa.  Desde el minuto 2´ quiso salir y perdió balón, y apenas los japoneses detectaron la debilidad, lo presionaron el resto del encuentro.
 Errores de marcación, en salida, una media que por mementos no funcionó ni para defender, ni para atacar. Los hombres de arriba, muy solos. Buen trabajo de Eduard Puga, Raycharles Herrera (por momentos) y Juan Miguel Andreus Milanés.
 El otro lateral, Jansiel Blanco, también intermitente en su accionar. Lázaro Tuero no recuperó tantos balones como debía, y era fácil salirse de su marca. Mejor lo hizo Neiser Sandó. Pero sin duda alguna, Danny Echevarría es el único que tendrá sobre sí, la vista enamorada de los ojeadores que están en el evento.
 A nuestra selección, luchadora, sí, pero sin ideas, le contamos al menos 17 errores en salida que costaron llegadas. Sin hablar de malos despejes, o coberturas, u otras opciones que permitieron a los japoneses irse arriba, como lo hicieron en el 55, gracias a Hiroki Ito, tras un mal despeje del central Orlando Madrigal.
 Excelente el cambio, la entrada de Roberto Oviedo. EL capitalino anotó con gran definición, la paridad en el 71, tras un balonazo del capitán cubano. Después, a aguantar.
 Mucho habrá que corregir de cara al encuentro frente a Inglaterra el próximo jueves.