viernes, 7 de octubre de 2016

USA 2, CUB 0



Por: Mario Herrera
 
  Con goles de Chris Wondolowski en el minuto 62 y Julian Green en el 71, Estados Unidos derrotó a la selección nacional de fútbol de Cuba en partido amistoso escenificado en el Estadio Nacional Pedro Marrero.
 Aunque muchos dicen y repiten que es el segundo entre ambos países, realmente es la primera vez que juegan un partido de este tipo, pues la anterior vez, 1947, se trató realmente del torneo NAC, done también estuvo presente México.

 Pero a pesar de la derrota y de lo “catastrófico” del terreno según Jurgen Klismann, el equipo cubano dio una cara diferente ante un rival, que si bien se resignó a cumplir el trabajo sin lesionarse, no encontró la claridad y la contundencia que habitualmente tiene contra los cubanos en Copa Oro.
 Quizás, sí somos inferiores en cuanto al nivel, pero la actitud mostrada por el grupo, mismo que lleva más de dos meses y medio sin jugar y que contó con 18 días de preparación, fue la carta más atractiva para mi gusto.
 Buen trabajo de la defensa, se cubrieron unos a otros. Mejor la media, con un Carlos Domingo bien parado y Daniel Luis tranquilo, inteligente. Aricheell jugó lo que quiso y desequilibró. Mejores aún los laterales, Nápoles y Piedra, quienes tenían el difícil trabajo de parar a hombres veloces como Pulicic y Green. Maikel Reyes tuvo sus momentos de esplendor y mereció mejor suerte, pero su remate fue al palo. Beto Gómez por momentos mostraba su talento pero por otros, se veía fuera de forma. Sandy muy tranquilo, como siempre, seguro. Y los visitantes recordarán a Caballero, más que a él, su número que era lo que veían a cada rato.
 Para nosotros fue un gran evento; la afición cubana necesita más de esos. Para los norteños las expectativas eran muy altas y se esfumaron cuando pisaron por primera vez el césped, pero ya había que cumplir.
 La conferencia de prensa fue esclarecedora por parte del alemán que dirige a Estados Unidos: “el encuentro no debió jugarse en estas condiciones, pero ya estábamos aquí y había una gran expectativa de nuestra parte”.
 Para Raúl Mederos y su colectivo técnico, nuestra felicitación y agradecimiento. Hasta ahora, me encantaría ver a este mismo grupo juntos en un próximo proceso.