miércoles, 12 de octubre de 2016

Algo que no entiendo



Por: Mario Herrera
 
 Si hay algo que me ha dejado perdido, botado, sin encontrar la lógica, es la participación del equipo cubano de ciclismo de pista en el Panamericano de Aguscalientes, México, cuando esas mismas muchachas tenían el derecho de asistir al Campeonato Mundial de Ciclismo de Ruta con sede en Doha.

 Quizás sea puro romanticismo, pero es que hasta le veía oportunidad a Arlenis Sierra de estar dentro de las primeras e incluso, buscarse un contratico en Europa con un club Profesional Continental, y por qué no, en uno Pro Tour femenino.
 Un documento de la Unión Ciclista Internacional daba a Cuba 5 cuotas para asistir a este gran evento; además, le ofrecía un acceso directo a la campeona panamericana de ruta, Iraida García, junto al resto de las titulares continentales.
 Sin embargo, nuestro país, o sea, los titulares del deporte de las bielas y los pedales en el archipiélago, decidieron asistir a Aguascalientes. Quizás fueron razones económicas. México es cerca, el gasto muy inferior a cruzar el océano e irse hasta Doha, Qatar, lugar mucho más caro.
 También podríamos considerar el hecho de los títulos alcanzados en el Panamericano de Ciclismo de Pista, algo que no lograrían en el mundial, donde el nivel es realmente alto, pero desde mi punto de vista, es el verdadero nivel de nuestras pedalistas.
 No sé qué piense usted, pero hubiera preferido asistir al mundial, aunque me cueste. Las cubanas ya están a esa altura, Arlenis, Iraida, Marlies, son pedalistas para grandes cosas. Se les queda pequeño ya un Panamericano de pista.
 Era también la oportunidad de Arlenis Sierra de desquitarse el ponche en Río 2016 y mostrarse al mundo como la rutera tremenda que es.