martes, 31 de mayo de 2016

La Habana pierde oportunidad de oro



Por: Mario Herrera
 
 “No jugamos a nada” “ Hicimos un gran trabajo pero si no logramos el objetivo, es como si no hubiésemos hecho nada, de nada nos sirve” “Fue un encuentro muy mal jugado, no por lo táctico sino por la falta de disposición de los jugadores”
 Así de categórico era Dariem Díaz tras finalizar el partido contra Guantánamo. Rival directo al título, ganarlo La Habana representaba salir de su sombra, afianzarse más en el liderazgo del Campeonato Nacional y no depender de otros.

 Pero nada salió de las ideas o los botines de los capitalinos. Guantánamo fue justo ganador. Todos corrieron. David “El Potro” Urgellés y Hannier Dranguet funcionaron como maquinaria suiza. Yosvani López fue un “Cinco” de lijo, con la ayuda invaluable de Reili Gregori, Alian Urgellés y Randy Valier Alonso que se gastó un gran encuentro más allá del gol al minuto 18´. Beto creó lo que le dejaron.
 Lentos, pasivos, ausentes de carácter, los habaneros nunca se enteraron de que ese partido los podía hacer campeones. Sé que hicieron lo mejor que pudieron, que estaban pendientes del tema, pero nunca se les notó.
 Muchas veces retuvieron la pelota esa fracción de segundo que hacía que los centrales guantanameros dejaran a los atacantes de Azul en fuera de juego. Otras, sencillamente no las ganaban o estaban muy solos frente a uno, después dos y en ocasiones hasta tres rivales dispuestos a pelear cada balón con la vida misma.
 Once disparos a puerta, cinco entre los tres palos; catorce faltas, una tarjeta amarilla, un gol.
 Tres tiros a puerta, uno solo On Traget , nueve faltas, dos tarjetas amarillas y … ¿una roja? Sí, la verdad me perdí en qué momento le sacaron la roja a Daniel Luis Sáez. Solo vi una amarilla sobre él y cómo el grandote capitalino salía del campo de juego aunque el reporte oficial dice que se le sacó una antes, en el 58´ y la otra, supongo que por protestar una acción casi al finalizar el juego, en el 91´.
 Pero en resumen, un partido pobre que puede costar corona. Ahora a los habaneros les espera Villa Clara el próximo sábado en el Pedro Marrero (que ganaron los Naranjas 3-0 a Cienfuegos), después Granma (cedió 1-2 vs Las Tunas) y cierra con Santiago de Cuba que no jugó por las condiciones climatológicas y las del terreno en Gerona Vs La Isla. Por cierto, los isleños ya deben dos encuentros.
 La Habana depende de cualquier tropiezo de Guantánamo que visitará Media Luna (Granma), será sede contra Santiago de Cuba y cierra con visita a Morón para enfrentar a Ciego de Ávila. No hay nada definido aún. Confió en La Habana.