jueves, 26 de mayo de 2016

El dilema de La Isla



Por: Mario Herrera
 
Equipo de Fútbol Isla de la Juventud
 Complicado el tema. La Isla de la Juventud se ha ganado el derecho (y el izquierdo) de participar en el Campeonato Nacional. Cuando comenzó la Segunda División, con todos los defectos que tiene más los reales desconocidos, muchos se hacían la boca agua con jugadores de La Isla: Miguel Ángel Sánchez, Michel Márquez, Yoandir Puga. Pero nada de eso. Ellos ganaron su cupo y eliminaron en la llave occidental a Pinar del Río, un histórico ausente, y a Artemisa.

 Ese no es el problema. Los que habitualmente viajan de ese territorio a la capital o a otras zonas del país, contaban con diferentes medios de transporte; más bien, con más opciones. Lo que pasa es que ya estas no existen. Dos Catamaranes y un Barco mantenían un flujo constante de personas que entraban y salían del puerto en Gerona hasta Batabanó, en cualquier sentido. Solo queda ahora uno de los Catamaranes.
 He aquí el inicio del problema.
 ¿Por qué menciono todo esto? Resulta que queda pendiente un encuentro entre Villa Clara y La Isla del sábado 16 de abril (juego 46 del CNF 101) que no se celebró por problemas en el movimiento de los atletas hacia ese territorio. Según pudimos conocer, el ómnibus que movería a los villaclareños hasta Batabanó para abordar el Catamarán no llegó en tiempo y después no hubo pasajes hasta Gerona. Ese encuentro se arrastra, aún está pendiente de jugarse.
 Pero ocurre que este fin de semana pasado, Granma recibió los tres puntos por la victoria de un partido que no se efectuó debido a que ellos llegaron a Batabanó, pero nunca La Isla tuvo los pasajes para el posterior traslado hasta su territorio.
 He aquí entonces las preguntas: ¿Por qué es La Isla quién debe sacar esos pasajes y encargarse por demás del hospedaje cuando es el único territorio del país que no hospeda a los jugadores del fútbol (no hablo de otros deportes) en los hoteles de la cadena Isla Azul? ¿Si el calendario se hace en enero, cómo es posible que no se reserven los cupos con anticipación suficiente? ¿No es posible usar la vía aérea, que a fin de cuentas, no es mucho más cara?
 También le pasó al equipo de beisbol sub 23 de Pinar del Río en la subserie particular del torneo nacional de la categoría.
 Lo que sucede ahora es que será Santiago de Cuba el próximo visitante. Los orientales pelean por el título y un desliz podría definir su presencia en el podio y quién sabe si el Campeonato.
 Pero ahí no acaba la cosa. Si Santiago tiene problemas para viajar, según pudimos conocer, el partido adeudado Villa Clara-La Isla, podría tener como desenlace el Forfeit favorable a los Naranjas y por tanto los tres puntos que en este mismo momento los podría  segundos en la tabla pues empataron a 2 en la ida y la vuelta fue ganada por Villa Clara 2-0.
 Otra opción que existe (aunque no está muy clara aún) es que no haya contratiempos con Santiago y se juegue el encuentro entre villaclareños e isleños, entonces, la sede sería Gerona aunque informaciones extraoficiales afirman una intensión de desarrollarlo fuera de Gerona, o sea, fuera de La Isla de la Juventud, algo que carece de lógica.
 Una cosa es cierta, nada tienen que ver los atletas con este embrollo y sí hay mucho de fatalismo geográfico. Los jugadores se esfuerzan mucho para estar en Primera, juegan el ascenso, lo ganan y ya después es otra historia; pero son un equipo que da realmente la cara a la hora de jugar. Para nada son pésimos ni mucho menos. Eso es una cosa; la otra, es tener que pagar las consecuencias de las circunstancias.