viernes, 4 de septiembre de 2015

A perro flaco II



Por: Mario Herrera
 
 Los Juegos Olímpicos de Invierno en Rusia, Sochi 2014 también fueron saboteados. Cuestionada la ley sobre propaganda homosexual (Una norma jurídica que protege a los niños y “Prohíbe la propaganda de la homosexualidad entre los menores”
(Tomado de Rusia Today  http://actualidad.rt.com/actualidad/view/117271-rusia-carcel-relaciones-homosexuales)
 Por supuesto los consabidos temas de corrupción y las amenazas terroristas provenientes de grupos extremistas islamistas.
 El discurso inaugural del presidente del Comité Olímpico Internacional, el recientemente electo entonces Tomas Bach, estuvo muy centrado en la necesidad y la influencia del deporte en el logro de la paz, aunque otros medios de prensa reflejaron momentos en los que habló de la posibilidad de convivir a pesar de las diferencias, sin cualquier tipo de discriminación, y felicitó a Rusia por el formidable evento organizado.
 Sencillamente un capítulo más de la Guerra Fría con nuevas dimensiones y nuevos argumentos.
 No entraré en detalles de lo que representa Rusia (y China) en este momento en cuestiones de la multipolaridad del mundo y del poder real que tienen los rusos, militar, económico, petrolero. No por gusto ahora se trata de desvirtuar la historia de quién ganó la segunda guerra mundial. Pero les digo, no me voy a meter en ese tema.
 Así que desde mi punto de vista que el objetivo real no es la FIFA sino Rusia y cualquier cosa que los pueda beneficiar en cualquier campo, incluido el deporte, máxime si Estados Unidos no se beneficia de ninguna forma como sucedió con la elección de las sedes de los mundiales de 2018 (retiraron la candidatura por falta de fuerza) y 2022 (perdida contra Qatar).
Para la próxima entrega de este tema, Joseph Blatter y la corrupción de la FIFA  sería el tópico además de la competencia del fbi.