jueves, 3 de septiembre de 2015

A perro flaco I



Por: Mario Herrera
 
 Desde el pasado 27 de mayo se habla  como cierto del escándalo de corrupción que envuelve a la FIFA. EN esa fecha agentes de la autoridad suiza irrumpieron en un hotel en Zúrich y arrestaron a varios funcionarios del órgano rector del balompié mundial mientras asistían al congreso de la FIFA que además, tendría elecciones.
 Lo que me llamó la atención no es que las autoridades locales hicieran su trabajo y arrestaran a seis dirigentes comprobados los cargos de lavado de dinero, fraude y cohecho. Realmente fue muy llamativo que el FBI (Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos) solicitara extradiciones e investigara a una ONG (Organización No Gubernamental) que ni siquiera radica en su territorio.

 Los arrestos de funcionarios de la CONCACAF ese mismo día y la amenaza de la Fiscal General Loretta Lynch de “acabar con la corrupción de la FIFA” pusieron en Jaque a más de un funcionario. Las acusaciones son las mismas que en Europa.
 Así lo refleja Fernando Carreño en su blog que puede encontrar en Marca.com. (http://www.marca.com/blogs/tirandoadar/2015/05/28/el-fbi-y-la-honradez-de-la-fifa.html)
“ El FBI y la honradez de la FIFA
jueves, 28 mayo 2015, 11:19
El FBI se empieza a ocupar del fútbol y como primera providencia ha metido en el talego a varios directivos. Las acusaciones, las de costumbre: corrupción, fraude, etcétera. El proceso seguido, el usual también: todo el mundo lo niega todo, rechazan la extradición pedida y algunos se han apresurado a ponerse enfermos y ser ingresados en hospitales (Pinochet, algún presidente de fútbol por aquí, aquella escena de Uno de los Nuestros en que los mafiosos comparecen en el juicio con mascarillas de oxígeno).
Por supuesto, la Presidencia, es decir, Blatter, señala que este tipo de comportamientos no tienen cabida en la FIFA y que, de hecho, la investigación se pone en marcha tras un informe que ellos presentaron a la justicia suiza. Ese comunicado, por cierto, se redactó originalmente en español y próximamente le seguirá otro hablando de transparencia, regeneración y comunicar mejor los logros de la FIFA. Al mismo tiempo, Blatter reafirmó que igualmente será reelegido mañana por quinta vez (perdón, que se presentará a la elección). Ah, y que los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022 se celebrarán caiga quien caiga.
La verdad es que es difícil añadir nada a esta sucesión de hechos. Que en la FIFA las cosas iban como iban -presunción de inocencia al margen- es un secreto a voces desde hace años, igual que era un secreto a voces que el fútbol español era, en lo económico y organizativo, una especie de cáscara vacía aunque muy hinchada y poco a poco va saliendo, aunque se le sigan poniendo parches. Simplemente, y de nuevo, constatar que la realidad poco a poco se abre camino y que las irrealidades internas no suelen resistir el contacto con el mundo real, si el mundo real tiene más fuerza que el irreal.
Yo no bebo los vientos por el sistema USA: es muy dado a tranquilizar a la gente sobre los grandes problemas con una o dos actuaciones espectaculares. Pese a la dureza legal y procesal -eludible con el pago de buenos abogados- el índice de delincuencia e inseguridad en USA es bastante superior al de Europa Occidental y pese al Sueño Americano, la desigualdad, visible. El dopaje masivo en el béisbol en los años 90, perseguido por la justicia, se hizo con la aquiescencia de las Grandes Ligas que luego no han sido molestadas, por ejemplo. Pero sí es cierto que cuando se mete mano en algo, se mete hasta el final. Armstrong era un ídolo, y cayó. Marion Jones lo era, y cayó. A Nixon le quitaron de la presidencia; a McCarthy, siendo un semidiós, se lo cargaron y aClinton le hicieron pasar las de Caín y no por la chorrada fondo del asunto, sino por mentir a la justicia y más. Aquí han sospechado y, aparte de las denuncias de Blatter, se han buscado un arrepentido, y miren.
Así que probablemente esto que vemos ahora sea sólo el principio de un proceso que puede llegar bastante lejos. Yo les señalo por donde creo que pueden ir algunos tiros que puedan ir llegando (procesales, procesales...): puesta en cuestión de las elecciones de Blatter a la presidencia de la FIFA; puesta en cuestión de las adjudicaciones de Rusia 2018 y Qatar 2022, reacción rusa acusando de imperialismo a los americanos; rueda de prensa conjunta de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Sepp Blatter denunciando también el imperialismo yanqui, con la posible incorporación de Cristina Kirchner, dado que hay dirigentes argentinos implicados; revelaciones -negadas por Blatter- sobre los más variados aspectos del funcionamiento FIFA y, en España, dos niveles: negación (desde alguna instancia oficial) de que en la FIFA haya pasado nada más que alguien se equivocase al firmar y debate a nivel de calle sobre si esto acusa más al Real Madrid o Barcelona.
Algún comentario he leído -de comentaristas de esos de que se acuerdan de los 'otros deportes' de tarde en tarde- que no se carguen las tintas en el fútbol, que otros deportes montan mundiales en Qatar. Ciertamente, y de ello también se ha hablado. Pero hay una diferencia fundamental: la justicia USA ya se ocupó del COI en 2002, cuando los sobornos de los Juegos de Salt Lake. Samaranch fue a declarar ante el Congreso USA, no tiró balones fuera, y el COI acometió una reestructuración interna. Hace unos años, un Qatar que no se recataba en cometer inadvertidamente pequeños errores en su dossier olímpico -no consta otra cosa- fue descartado como sede olímpica. Diferencia, al menos sobre el papel, parece que hay, aunque el caso FIFA esté dando sus primeros pasos.
Al menos de una cosa puede estar tranquilo el fútbol: de que el FBI entre en el asunto del dopaje, porque todos sabemos que no existe, al menos a un nivel relevante, y que ya está ultraperseguido.
Cosas hay, en fin, que son verdadera justicia poética. La FIFA llevaba décadas queriendo extender su negocio a Estados Unidos. Bueno, pues ya lo han conseguido, y ahí tienen la respuesta. Tener en contra a Clarice Sterling no es ninguna broma. Como se desempolve el caso ISL, nos vamos a seguir riendo”.
 Tan escéptico me muestro también con el tema y me surgen varias preguntas:
-      ¿Qué pinta Estados Unidos en este rollo? ¿Por qué investiga el FBI a una ONG que ni radica en Estados Unidos con todo y que supuestamente hayan utilizado bancos norteamericanos?
-      ¿A quién va realmente dirigido el ataque? ¿Es a la FIFA, es para “salvar al mundo de la corrupción” o el objetivo es otro, digamos, Rusia?
-      ¿Por qué ahora?
Rusia ganó la sede del mundial de 2018 el 2 de diciembre de 2010 y Qatar la de 2022 ese mismo día. Desde el principio se protestó la elección de Qatar basados en el clima, las altas temperaturas, el daño a los atletas que esto puede ocasionar. Los qataríes dijeron que no era problema, que ellos climatizaban todos los estadios y jugaban además, de noche.
 Pero no era suficiente y después fueron las quejas por los aficionados que asistirían. Qatar nuevamente intentó buscar una solución. El cambio de fecha o la climatización de cuanta instalación hotelera, transporte público y demás hiciera falta y de nuevo las quejas, fundamentalmente en Europa.
 Esa era la candidatura que presentó Estados Unidos y que evidentemente no ganó.
 De vuelta a Rusia 2018, el otro gran interesado era Inglaterra y solo recibió dos votos.
 Con el inicio del golpe de estado de Petró Poroshenko, Estados Unidos comenzó una campaña contra Rusia en que la acusaba de los males del vecino y de enviar tropas “disfrazadas” en convoyes de ayuda humanitaria. Desde entonces ha ido en aumento la intensidad de la campaña antirrusa que viene de la mano con cuestiones de intereses geopolíticos y un nuevo capítulo de la tan anunciada finalizada guerra fría.
 En Abril trece senadores norteamericanos pidieron a Joseph Blatter, Presidente de la FIFA, que le quitaran a Rusia la sede del mundial. Raro que después "pongan" una orden de extradición en su contra, o al menos, intenten armar un caso contra el suizo de 79 años.
 Trece senadores estadounidenses pidieron a la FIFA considerar quitarle a Rusia la sede de la Copa Mundial 2018, por lo que señalaron son las "transgresiones" de ese país a "la integridad territorial de Ucrania".
En una carta difundida el miércoles, un día después de ser enviada, los legisladores expresan a Joseph Blatter, presidente del organismo regente del fútbol mundial, que permitir a Rusia montar el torneo "fortalece de forma inapropiada el prestigio" del presidente Vladimir Putin, en un momento en el que "su régimen debería ser castigado".
Los legisladores recomiendan a la FIFA organizar un congreso extraordinario para votar si se debe trasladar la sede del Mundial 2018 a otro país. Entre los firmantes se destaca el republicano John McCain (Arizona), candidato presidencial en 2008, y el demócrata Richard Durbin (Illinois), segundo en la jerarquía de su partido en la cámara alta.
Según la carta, más de 40 países, incluyendo casi la mitad de los países que participaron en el Mundial 2014, han aprobado sanciones contra Rusia. Tener el Mundial ahí dentro de tres "aportará un alivio económico", añadió la misiva.
"Como usted sabe, ha transcurrido casi un año desde que tropas rusas sin uniforme y separatistas con respaldo ruso empezaron el desmembramiento de Ucrania", agregaron los senadores.
Explicaron que escribieron la carta "con el objetivo de poner fin a la crisis en Ucrania y asegurar un exitoso Mundial 2018".
En respuesta a la carta, la portavoz de la FIFA Delia Fischer descartó la idea de que despojarle la sede a Rusia.
"La historia ha demostrado hasta ahora que los boicots deportivos o una política de aislamiento o confrontación no son los mejores mecanismos para resolver problemas", indicó Fisher en un correo electrónico enviado a la Associated Press. Albergar el Mundial, la portavoz añadió, sería un "fuerte catalizador de un dialogo constructivo entre los pueblos y gobiernos, permitiendo desarrollo social positivo".
El líder ruso, Vladímir Putin, dijo hoy que las detenciones de altos responsables de la FIFA a petición de Estados Unidos son un ejemplo más de cómo Washington busca fines interesados, como en los casos del exespía Edward Snowden y el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.
"¿Por qué recuerdo ahora esto?. Por desgracia, nuestros socios estadounidenses están empleando estos métodos para lograr sus fines interesados, y lo hacen de manera ilegal, acusando a la gente", afirmó Putin, en declaraciones a los periodistas.
"No descarto que el caso de la FIFA sea exactamente lo mismo, aunque no sé cómo terminará. Pero el hecho de que tenga lugar justo antes de la elección del presidente de la FIFA sugiere precisamente esa idea", agregó.
El jefe del Kremlin se refirió al caso de Snowden, el joven excolaborador de la CIA que reveló el espionaje masivo de los servicios secretos de su país y que finalmente obtuvo asilo en Rusia en 2013, donde sigue viviendo.
Dijo que todo el mundo condena esas prácticas de espionaje "entre ellas las escuchas a líderes de países extranjeros", pero "nadie quiere darle asilo, garantizar su seguridad, nadie quiere discutir con sus socios, con sus socios principales".
Putin también recordó el caso de Assange, asilado en la Embajada de Ecuador en Londres desde hace tres años, como un caso más de la persecución de EE.UU. a personas fuera de sus fronteras y por razones interesadas.
"¿De qué le acusan? De delitos sexuales. Nadie se lo cree", señaló, y agregó que al fundador de WikiLeaks le persiguen por disponer de información que recibió de militares estadounidenses sobre la actuación del Ejército de EE.UU. en países como Irak.
Sobre el caso concreto de la FIFA, Putin consideró que las detenciones de altos responsables por corrupción es un intento de impedir la reelección como presidente de Joseph Blatter, que habría sido presionado para impedir la celebración del Mundial de Fútbol en Rusia en 2018.
"En mi opinión, el viernes deben celebrarse las elecciones a presidente de la FIFA y el señor Blatter tiene todas las posibilidades de ser elegido. También sabemos que se ejerció presión contra él para prohibir la celebración del Mundial de Fútbol de 2018 en Rusia", dijo Putin a los periodistas.
"No me caben dudas de que es un claro intento de no permitir la reelección de Blatter como presidente de la FIFA, esto es una burda violación de los principios de funcionamiento de las organizaciones internacionales".
El jefe del Kremlin también consideró "raros" los arrestos y acusó a Estados Unidos de perseguir fines interesados con ellos.
"Respecto a los arrestos, me parecen cómo mínimo muy raros, porque se llevaron a cabo por iniciativa de la parte estadounidense en base a acusaciones de corrupción", señaló. "¿(Arrestos) De quién?  De funcionarios internacionales", agregó.
"Esto es otro claro intento de EEUU de extender su jurisdicción a otros Estados", añadió Putin.
Pero raramente apareció un “infiltrado”, Chuck Blazer, el ex secretario general de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Fútbol, CONCACAF, que se encargó de revelar el entramado de corrupción en la entidad máxima del fútbol internacional.
 Les voy a proponer hacer un alto aquí, para que no sea muy largo o tedioso y volveremos pronto con el tema en el mismo lugar: El Blog de los Socitos.