martes, 6 de diciembre de 2016

¿Juego Limpio?



Por: Mario Herrera

El año 2016 también tuvo capítulos desagradables cuando Rusia fue privada de la posibilidad de asistir a los Juegos Olímpicos de Río con delegación completa.
  La historia es larga, y comenzó con una supuesta denuncia de miembros del equipo ruso de atletismo, que acusaron al Servicio Federal de Seguridad de promover el uso de sustancias prohibidas desde los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno en Sochi 2014.
  No ayudó la cantidad de pruebas positivas de atletas en eventos anteriores, pero no fueron los únicos.
 Tras una serie de acusaciones, sin respaldo o evidencia, la Federación Internacional de Atletismo solicitó al Comité Olímpico Internacional la suspensión a los rusos a participar en Río.
  La IAAF se basó en el Informe Mac Laren, confeccionado por el consultor independiente canadiense Richard Mac Laren.
  En dicho informe, jamás se contrastó una fuente y en ninguna de sus páginas, aparece una entrevista o declaraciones de la parte rusa…. El COI se lavó las manos y dejó la decisión de permitir a Rusia o no, a las federaciones internacionales.
  Así concluyeron los Juegos Olímpicos, sin los del gigante euroasiático presentes en atletismo o halterofilia...
 Sin embargo, el Comité Paralímpico Internacional fue más allá al prohibir a toda la delegación rusa de estar en los Paralímpicos de Río… Moscú, evidentemente descuidó el asunto.
  Para remediarlo, creó los Juegos Alternativos, evento paralelo que pagaba a sus ganadores con monto idéntico al de los paralímpicos.
 Además, sustituyó de sus funciones a los máximos responsables de descuidar la política antidopaje en el país y convirtió el dopaje, en delito punible con prisión.
 ¿Intención real de castigar a los tramposos o cuestiones de geopoder?..
   Irónicamente, esta edición de los Juegos Olímpicos y la posterior de los Paralímpicos, ha sido la menos seria en la aplicación de la política antidopaje, según un informe de la propia Agencia Mundial Antidopaje, en la historia más reciente de este tipo de eventos.
 Otra ironía: la saltadora con pértiga rusa, Yelena Isimbayeva, fue invitada del COI a la ceremonia de clausura, después de no poder competir por ser rusa.