lunes, 6 de junio de 2016

El “Expreso” baja del tren a La Habana



Por: Mario Herrera
 
 La imagen del “Puya” Caballero no se me quita de la cabeza. Ni las lágrimas de Eduardo Montalvo. Villa Clara ganó el Clásico. Fue un encuentro apretado, bien jugado por ambos conjuntos, con opciones y ratos de dominio para cada uno.
 Alguien tomó la decisión de adelantar el partido unos quince minutos. La causa: las lluvias en la capital y el oscurecimiento que acortaba el día. Correcto. Pero Nadie ni Alguien, avisaron a la única emisora de radio en Cuba que transmite todos los partidos desde el Pedro Marrero ( y a veces en provincia) por lo que la sintonía entró tarde para los que esperaban el duelo, incluso dentro del propio estadio que además tuvo una buena concurrencia. Mucho influyó el “Camello” que vino desde Villa Clara lleno de aficionados naranjas, con conga y todo.

 Había ausencias importantes para los habaneros. Daniel Luis Saez se perdía el encuentro por expulsión; también el “Maestrico” Peraza. Andy Baquero hacía sus exámenes por el Pachuca mexicano, Armando Oramas por lesión. Pero los que estaban, tenían el chip de borrar lo sucedido la semana pasada frente a Guantánamo.
 Sin embargo, un error de marca le dio la ventaja a la visita cuando uno de los centrales, en la búsqueda de dejar en fuera de juego, salió tarde y permitió que Yoelvis González anotara al minuto 19.
 Fueron ratos en los que La Habana casi no pasaba de tres cuartos de cancha y Villa Clara llegaba con claridad. Pero poco a poco los azules se adueñaron de todos los segmentos del juego.                                                                                                                                                                   No les bastó.
 La segunda mitad tuvo un solo dueño dentro del campo de juego. Pocholo se movía por todo el campo, dejaba regado a la defensa que soñará esta noche con su 28. Pero cuando perdían la pelota, se sufría en defensa porque el regreso era lento para colaborar en la zona propia. Zombi entonces se engrandeció, quitó todo lo que pudo y lo que no.
 Osmany Capote trataba y ganaba a veces el duelo lo mismo con Tony Lorente que con David Sarmientos, según el lado por donde decidiera intercambiar con Robertey Caballero. Aricheell Hernández, muy activo, pero perdió siempre con el Zombi. La Habana llegó en el segundo tiempo más de lo que hizo en toda la primera mitad y el partido contra Guantánamo juntos. Pero ni el disparo de Osmany Montesinos, ni la de Eduardo Montalvo después del cruce magistral tras una corrida de Pocholo por la izquierda, quisieron entrar. La Habana con todo arriba. Y al 90+3, los agarró mal parados el contragolpe excelentemente manejado por Aricheell Hernández, que aguantó el balón para quedar cuatro contra uno. Y aunque trataron de ayudar el Puya y Zombi, ninguno pudo evitar que se centrara y que Robertney Caballero anotara el 2-0 final.
 Ni toda la lluvia del mundo impidió que los habaneron jugaran al tope de sus posibilidades, ni que todos se echaran a llorar al término del encuentro. Esa imagen me quedará de por vida. Todos, absolutamente todos, se derrumbaron en la hierba ensopada, la misma que antes no les dejó afincarse para golpear la pelota, o los lanzó en un intento de frenarse.
 Cuando empezó a llover, hubo otro detalle que me hizo sentir orgulloso de ser “habanista” (perdónenme por no ser imparcial en este instante). La lluvia fue intensa y el DT del Habana se quedó en su zona técnica, no se movió, mientras el villaclareño fue hasta el banco, bajo el pequeño techo, y buscó su impermeable antes de regresar a la zona. Aleuien del cuerpo técnico de la capital le llevó uno a Dariem Díaz que se lo puso tras la insistencia, pero: “Si mis muchachos se mojan, ¿quién soy para no hacerlo?”
 Sin embargo, algo de luz salió del tunel pues Guantánamo perdía en Media Luna 3-2 con Granma. Keko Fernández marcaba su gol 16 en 15 partidos en la victoria 2-0 de Ciego de Avila sobre La Isla. Eso en el minuto 53 mientras Yaiko Picallo el 87 ampliaba.
 Santiago derrotó 3-1 a Las Tunas. Rolando Abreu al 7, Turbe Kindelan al 27 y Eddy Olivares al 45+2 (O sea, al 47). Dayron Blanco al 21 igualaba transitoriamente. Yordan Santa Cruz marcaba al 23 para Cienfuegos. Michel Cabrales igualaba por Camaguey al 29.
 Asi las cosas, Guantánamo y Villa Clara tienen 32 puntos, La Habana 31, Santiago 29.